Una técnica eficaz y económica para limpiar la plata en pocos segundos
Una técnica eficaz y económica para limpiar la plata en pocos segundos
Una técnica eficaz y económica para limpiar la plata en pocos segundos
Leer más

Una técnica eficaz y económica para limpiar la plata en pocos segundos

Escrito por Irene M.F.

Pulir la plata no es exactamente un placer. Afortunadamente, la ciencia nos proporciona una forma de limpiar objetos de plata en segundos con productos básicos de cocina.

Puede que ya hayas comprado un juego de cubiertos, una pieza de joyería o algunos objetos de colección de plata. La preocupación, como habrás notado, es que este metal tiende a empañarse cuando entra en contacto con el aire o el jabón, por ejemplo. Por lo tanto, es importante saber cómo cuidarlo, y entre el eterno pulido con un trapo y los productos milagrosos a precio de oro, hay una solución simple, económica y efectiva. Hagamos algo de química...

Bicarbonato de sodio, el arma infalible

La primera vez que probé esta técnica en los cubiertos que acababa de comprar, empecé a gritar de alegría mientras saltaba en mi cocina. El método es tan efectivo como espectacular. Todo comienza con el producto que todos deberían tener en casa: bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio biodegradable, no tóxico y económico es tu mejor amigo. Absorbe los olores, desengrasa el cabello, limpia los dientes, alfombras, ollas y sartenes, y hace subir los pasteles. Otra particularidad: al añadir agua y sal, también es capaz de restaurar el brillo pasado de un objeto de plata.

Un resultado espectacular

Comienza añadiendo 20 gramos de sal y 10 gramos de bicarbonato de sodio al agua. Caliéntalo todo mientras lo agitas durante cinco minutos. En el fondo de un plato, coloca una hoja de papel de aluminio y coloca el objeto que quieres restaurar. Vierte el líquido en el plato para cubrir todo el conjunto y verás la magia (o más bien la química) en acción: en solo unos segundos, el objeto pasa del negro a la plata más pura. Todo lo que tienes que hacer ahora es limpiarlo con un paño para eliminar los óxidos.

Habiendo probado este método varias veces, funciona aún mejor si se envuelve el objeto en papel de aluminio, asegurándose de que el líquido aún puede filtrarse. Cuanto mayor sea el número de puntos de contacto entre la plata y el aluminio, más rápida será la reacción. Al final, encontrará que no solo el objeto vuelve a brillar, sino que el aluminio se ha vuelto más opaco. ¿Y qué pasa?

La química detrás de la magia

Como explica el YouTubeur NurdRage, cuyo vídeo se muestra arriba, es todo acerca de la química. La plata que usamos es generalmente una aleación de alrededor del 7,5 % deotros metales, incluyendo el cobre. Mientras que la plata pura es relativamente resistente al deslustre, estos metales a los que se alea pueden acelerar el proceso de ennegrecimiento. El sulfuro, el aire, la humedad, el sudor o la acidez son factores que pueden hacer que la plata se empañe.

Durante el experimento, el aluminio extrae el sulfuro de plata de la superficie del objeto por medio del "puente salino" creado por el líquido. Este fenómenode celda electroquímica hace que la plata recupere su brillo, mientras que el aluminio a su vez se empaña. Y si, por curiosidad, quieres invertir el proceso, simplemente pon tus cubiertos en una bolsa que contenga un huevo duro aplastado. El sulfuro de hidrógeno de la yema le dará a tu cubertería una pátina.

Gracias a brusicor02por los detalles en la redacción este artículo.


Sin conexión
Verifique su configuración