Una madre besa a su bebé trasmitiéndole un peligroso virus
Una madre besa a su bebé trasmitiéndole un peligroso virus
Una madre besa a su bebé trasmitiéndole un peligroso virus
Leer más

Una madre besa a su bebé trasmitiéndole un peligroso virus

Escrito por Saray.P

A pesar de las advertencias, una joven madre le da un beso a su hija recién nacida. Sin embargo, esto tiene consecuencias fatales, ya que transmite un peligroso virus a su bebé.

Los recién nacidos son los más susceptibles a las enfermedades, por lo que es muy importante protegerlos de las infecciones. Holly, una joven madre, es consciente de ello y se niega a que todos los visitantes besen a su hija recién nacida. Pero entonces es ella misma quien transmite un virus a su hija.

Todas las precauciones tomadas no logran proteger a su hija

Cuando aún estaba embarazada, Holly leyó una publicación en Facebook que decía que un bebé se había enfermado por haber sido besado por alguien con herpes. Las consecuencias pueden ser graves e incluso mortales, ya que la infección podría extenderse a sus órganos.

Tomando estas advertencias en serio, Holly protegió escrupulosamente a su bebé de los posibles virus y enfermedades de los visitantes. Nadie podía besar a su hija, ni siquiera cuando ya tenía seis meses. Sin embargo, es ella misma la que contagia a su hija. Al final, es la propia madre la que acaba con la temida infección.

Un beso de amor con malas consecuencias

En un momento de amor dichoso besa a su hija Oarlah en la frente. Sin embargo, es portadora de un herpes activo y transmite el peligroso virus con su beso. En muy poco tiempo, la cabeza del bebé se cubre de pústulas.

La joven madre entra en pánico cuando nota que los puntos rojos llegan al ojo de su hija de seis meses. Ella le dice al British Sun:

"Estaba horrorizada. La gente pensó que estaba loca cuando dije que no quería que nadie besara a Oarlah, pero había visto lo que eso podía provocar. No pude evitar besarla en la frente cuando nació, pero luego prohibí a todos sus visitantes que la besaran. Traté de protegerla y aún así contrajo este terrible virus, pero los médicos nos dijeron que también podía transmitirse a través de las manos".

Afortunadamente, los doctores del hospital pudieron ayudar y en 24 horas la hinchazón que se produjo con las pústulas bajó. Hoy Oarlah tiene 15 meses y se está recuperando, pero el virus permanece en ella de por vida, aunque no esté activo.


Sin conexión
Verifique su configuración