Una chica recibe este asombroso regalo tras el fallecimiento de su abuelo

Cris Simó, usuaria de Twitter, compartió la enternecedora historia de su cumpleaños. Era el primero que celebraban tras la muerte de su abuelo, y no podía imaginar que aun así recibiría un regalo de su parte.

Una chica recibe este asombroso regalo tras el fallecimiento de su abuelo
Leer más
Leer más

Todos sabemos lo que supone la pérdida de un ser querido. Y cuando un abuelo se va, es inevitable que sintamos que nos falta un pedazo de nuestra propia alma. Pero a veces, aquello de que “sigue con nosotros” se hace más real que nunca.

Este fue el caso de Cris Simó, una joven que había sufrido la reciente pérdida de su abuelo poco antes de su cumpleaños. Pero, para su sorpresa, su abuelo había preparado y escondido una última sorpresa para su nieta.

Mi abuelo me ha regalado un libro por mi cumple todos los años desde que sé leer. Hoy hemos celebrado mi primer cumple sin él y lo que menos me esperaba era recibir el último libro que le pedí. Pues lo compró y lo dejó escondido antes de morirse. Y hoy me lo han dado. El mejor

La joven lo contó todo en Twitter y la historia, como no, se volvió viral en pocos minutos.

Un gran abuelo

Aprovechando la atención recibida, la chica quiso hablar de su abuelo para que todos conocieran un poco más de su historia.

Bueno no me imaginaba que esto llegase a tanta gente así que he pensado que voy a hacer un hilo sobre la historia de mi abuelo, tuvo una vida única y me apetece mucho contarla

Y es que, ciertamente, la vida de su abuelo fue toda una aventura.

Su padre, bisabuelo de Cris, era el dueño y profesor de una famosa academia de Alcoy. Pese a que durante la guerra y la postguerra muchas academias privadas cerraron, la suya sobrevivió. Fue gracias, en primer lugar, al apoyo del gobierno republicado y, en segunda instancia, a un antiguo alumno de la Falange.

Así que la familia Simó pasó la postguerra aislada, para evitar que desde un lado u otro los atacaran por sus apoyos. Y el abuelo de Cris tuvo que crecer solo, sin mucha gente de su edad, rodeado de libros.

A mi abuelo los libros le salvaron la vida. Y gracias a esto se convirtió en la persona más culta que he conocido. Era una biblioteca andante. Le podías preguntar de cualquier tema: sabía de historia, de matemáticas, de idiomas, sabía de todo.

Años más tarde estudio la carrera de química desde Alcoy, por libre. Tardó 10 años en conseguirlo, pero lo hizo sin profesores ni compañeros. El amor llegó a su puerta cuando conoció a la abuela de Cris. El suyo fue un romance a contracorriente, ya que su padre —bisabuelo de la narradora— no estaba de acuerdo.

Mi abuelo tenía que heredar la academia y quedarse en Alcoy trabajando allí. Y no había cabida para mi abuela. Pero se querían demasiado. Así que mi abuelo se rebeló, contestó la autoridad de su padre y afortunadamente todo acabó saliendo bien. Mis abuelos han tenido durante más de 50 años un amor envidiable