Un piloto fue succionado por la ventana hacia fuera del avión y sobrevive milagrosamente

El accidente ocurrió en 1990 en un vuelo de Birmingham a Málaga. 30 años después un periodista publica imágenes y el hecho se hace viral.

Un piloto fue succionado por la ventana hacia fuera del avión y sobrevive milagrosamente
Leer más
Leer más

En 1990, el capitán Tim Lancaster y el primer oficial Alistair Atchison volaban desde Birmingham a Málaga cuando sufrieron un accidente a 5.000 metros de altura: uno de los parabrisas se rompió provocando una despresurización explosiva que succionó al capitán hacia afuera de la nave y lo dejó atascado en la ventana.

Por suerte, en ese momento un asistente de vuelo entró en la cabina. Al ver que el piloto estaba siendo succionado, él y otros compañeros se aferraron a sus piernas para evitar que saliera volando.

Mientras, el copiloto siguió pilotando el avión (con 81 pasajeros y 6 tripulantes) y pidió un aterrizaje de emergencia. Al no oír la respuesta, tomó la arriesgada decisión de bajar, y pudieron sacar el cuerpo atascado de Lancaster.

Finalmente aterrizaron en Southampton, 20 minutos después de haber estado expuestos a vientos de más de 600 km/horay a unas temperaturas que rozaban los -17 grados.

Milagrosamente, Lancaster sobrevivióy fue atendido por una fractura en el brazo, congelación y hematomas severos, mientras que el asistente sufrió una dislocación de hombro y congelación. Los pasajeros salieron ilesos. Una investigación posterior desveló que se habían instalado mal los pernos del parabrisas, que salieron volando en cuanto la nave se elevó.

30 años después, el suceso se ha hecho viral gracias a un periodista que compartió imágenes en Twitter donde muestra lo ocurrido. Las fotos pertenecen a un documental que hizoNational Geographic donde simularon el accidente.