Ikea indemnizará a un cliente al que un lavabo le amputó un dedo

Un fallo en la cadena de preparación de uno de sus productos ha llevado a Ikea frente a los tribunales. Te contamos en el video qué es lo que sucedió para que no te pase a ti.

Ikea indemnizará a un cliente al que un lavabo le amputó un dedo
Leer más
Leer más

Ikea es una corporación multinacional fundada en Suecia en 1943 por Ingvar Kamprad, quien falleció a principios de este año. Sus iníciales junto a la granja (Elmtaryd) y la aldea (Agunnaryd) dieron nombre a la famosa marca de mobiliario sueco.

Kamprad consiguió crear un imperio de la nada gracias a su concepto de embalaje de muebles por piezas que hace que los productos ocupen poco espacio, facilitando el transporte y su coste. Además, otro de sus puntos a favor es su filosofía "hágalo usted mismo".

Su línea de productos básicos que hacen que el mobiliario sea funcional a la par que practico, unidos a un precio asequible, convierten a los muebles de Ikea en una buena opción. La versatilidad de la compra por piezas ayuda a los más ingeniosos a sacar partido de un simple mueble y crear muebles personalizados a su propio gusto.

Según los datos de la empresa, en 2017, Ikea contaba con más de 350 tiendas en todo el mundo, de las cuales 256 se sitúan en diferentes países de Europa, 56 en América del Norte y 33 en Asia. Los países de los cuales Ikea obtiene mayores beneficios son Alemania, con un 15%; Estados Unidos, con un 14% y Francia, con un 8%.

¿Cómo montar un mueble Ikea?

Aunque su filosofía de "hágalo usted mismo" ha sido, en parte, lo que ha dado este éxito a la marca, muchos de sus clientes han pasado verdaderos calvarios a la hora de montar uno de sus muebles.

El mueble es muy bonito en la imagen del catálogo pero a la hora del montaje es cuando uno se da cuenta que todo no es de color de rosa. En primer lugar, hay que asegurarse que no te has equivocado al coger las cajas de las diferentes partes de tu mueble en el laberinto de pasillos de Ikea y no has cogido dos reposabrazos derechos u otras dos piezas repetidas. Si todas las piezas están bien, ¡empecemos el montaje!

Ponte a armar el mueble en un espacio suficiente amplio para que puedas sacar todas las piezas. Si es un mueble grande intenta hacerte sitio en el lugar en el que quieres instalarlo, eso te evitara tener que desplazarlo de una habitación a otra.

Desembala todas las piezas e identifícalas siguiendo el manual para asegurarte que no te falta ninguna o que no hay ninguna pieza defectuosa. Antes de empezar, para facilitarte el proceso de montaje, ten a mano todas las herramientas necesarias para evitar tener que desplazarte cada vez que te hagan falta. Una vez que te has asegurado que todo está correcto puedes empezar a ensamblar las piezas siguiendo las instrucciones de montaje.

Durante el ensamblaje, asegúrate que estás montando las piezas del mueble del lado correcto, equivocarte no supone un error grave pero desmontar todo el mueble porque hay una pieza que montaste al revés, al principio de todo el proceso, puede ser muy desesperante.

Si consigues montarlo sin que te falte o te sobren muchas piezas, todo el proceso habrá merecido la pena. Y si, por el contrario, eres de los que nunca consigue montar un mueble de Ikea correctamente, no te preocupes, no serás el único. El mundo está lleno de gente que no sabe diferenciar los tornillos Fjordgard y Ektorp.