De pesadilla: vuelve de vacaciones y se encuentra con su casa destruida

Una familia numerosa de Leicester (Inglaterra) regresó de sus vacaciones para vivir la peor de sus pesadillas: esperaban ver cómo había quedado su casa tras la reforma y lo que se encontraron fue la vivienda totalmente destruida. ¿Qué había pasado?

De pesadilla: vuelve de vacaciones y se encuentra con su casa destruida
Leer más
Leer más

Cuando te embarcas en una reforma u obra en tu vivienda, nunca sabes las sorpresas que pueden surgir. De hecho, es habitual que los contratistas incluyan una cláusula en el contrato para no hacerse cargo ni responsabilizarse de los retrasos o incrementos en el presupuesto inicial por estas causas. Lo que no es común es encontrar un albañil vengativo que ante una discusión opte por la vía drástica.

Jay Kurji, un ingeniero y padre de Leicester, Inglaterra, compró a finales de 2020 la que esperaba fuera la casa de su numerosa familia -tiene cuatro hijos-. La vivienda necesitaba ciertas remodelaciones para quedar al gusto de los nuevos propietarios, por lo que contactaron con un albañil, vieron lo que necesitaban y acordaron un precio. Hasta aquí, todo normal. La obra comenzaría en febrero, y así fue.

Ahora bien, a finales de mayo, cuando parecía que todo iba sobre ruedas, y que la familia estaba cerca de por fin poder vivir en su nueva casa, se trastocó todo. El contratista exigió a Kurji el pago de 3.500 libras (unos 4.000 euros) en calidad de pago adicional a lo acordado. El propietario se negó, discutieron y cerraron la conversación.

Con la idea en la mente de que todo había quedado resuelto, la familia aprovechó que aún no estaba la vivienda lista para unas vacaciones. A su regreso, no podían creer lo que veían sus ojos: ¡la casa no tenía tejado!

La 'venganza' del albañil

Y es que en vez de finalizar la obra, el constructor resentido por el impago de lo que consideraba justo optó por acudir con una máquina pesada para derribar todo lo que había hecho esos meses y dejar la vivienda inutilizada.

El albañil se tomó su venganza a plena luz del día y ante la mirada atónita de los vecinos, que se solidarizan con la familia afectada, tal y como relataThe Sun. Los escombros del derrumbre provocado los colocó a la entrada de la vivienda, de modo que tampoco podían acceder a ella. Jay Kurji ha interpuesto la consiguiente denuncia, y ahora están a la espera de juicio y de poder habitar su casa.