La playa de Gulpiyuri en Asturias, un monumento natural único

Playa de Gulpiyuri en Asturias : origen, cómo visitarla, actividades

Descubre todos los secretos de la playa de Gulpiyuri, una playa única en Asturias sin ninguna vista al mar.

Muchos son los que viajan a playas remotas para estar tranquilo y rodeado de naturaleza. ¿A quién no le atrae la idea de visitar las aguas cristalinas y la arena de las playas de las Maldivas o de las islas del Caribe? Pues no hay que irse muy lejos para estar en el paraíso. En Asturias existe una playa, la playa de Gulpiyuri, que es única en la región y en España y está rodeada de un paisaje inigualable.

Leer más
Graban el enfrentamiento entre 2 lagartos y una serpiente con un final que nadie esperaba

¿Dónde está la playa de Gulpiyuri?

La playa de Gulpiyuri se encuentra en el concejo (municipio en Asturias) de Llanes y al norte del pueblo de Naves. Esta maravilla es una joya de la naturaleza asturiana, donde la montaña se encuentra con el mar y origina así paisajes costeros únicos en la geografía española.

Esta playa tiene una peculiaridad única, y es que es una playa de interior sin vistas al mar, aunque está conectada al mar de forma secreta. Se sitúa en mitad de una pradera verde y está separada de la costa por un muro de roca caliza, formando así un paisaje precioso. La playa tiene una longitud de 40 metros y tiene una arena gruesa blanca

El origen de esta playa asturiana

Aunque parezca un lago en mitad de un prado, la playa de Gulpiyuri es realmente una playa con arena blanca y agua salada.

Se formó debido a la acción del mar Cantábrico que fue erosionando la roca de los acantilados costeros y formando pequeñas cuevas y cavidades. Conforme el agua avanzaba, los techos de las cuevas iban desapareciendo y se formaban lo que en Asturias se conoce como “bufones”, que son unas especies de aberturas que conecta la sima con la superficie del acantilado y que cuando el mar rompe con fuerza, el agua se leva rápidamente por la abertura y sale en forma de géiser.  En la playa de Gulpiyuri, el agua llegó a una depresión del terreno formándose así una playa con todos los sedimentos típicos de arena y la roca.

Como curiosidad, al estar conectada al mar, también le afecta las mareas: cuando el mar se encuentra en pleamar podemos disfrutar de una playa llena de agua, incluso llegando a convertirse en una piscina de agua salada, mientras que cuando se produce la bajamar, esta playa se vacía de agua y podemos ver toda la arena que ha dejado el mar.

Cómo puedes llegar a esta playa y dónde puedes aparcar

Situada entre los concejos de Ribadesella y Llanes, hay que decir que para llegar a la playa no se puede ir en coche, ya que se sitúa en mitad del campo. Una buena idea para llegar a ella es ir andando desde la cercana playa de San Antolín, a 10/15 minutos a pie. Si sales desde Naves en coche, hay que cruzar al otro lado de la Autovía del Cantábrico atravesando el puente de la AS-263. Cuando llegues a una bifurcación, gira a la izquierda dejando a la playa de san Antolín a tu espalda y llegarás a un camino a la derecha con un cartel que pone Acceso a la playa de Gulpiyuri. Siguiendo el camino podrás encontrar la playa de Gulpiyuri que no la verás hasta que estés prácticamente en ella.

Es aconsejable ir andando desde Naves, ya que el aparcamiento es algo difícil, por no decir imposible, debido a su situación tan natural. Además, mucha gente deja el coche en la autovía, algo que puede ser bastante peligroso. Otra forma de aparcar sería en la playa de San Antolín e ir caminando entre las praderas, un paisaje que te hará más ameno el trayecto.

El paisaje protegido de la playa

Esta playa tan peculiar se encuentra protegida y está catalogada como Monumento Natural, por su característica forma de entrada y salida del agua y por el paisaje que le rodea. Además es un paisaje protegido de la Costa Oriental de Asturias y el acceso en coche no está permitido (tanto por su protección como por el terreno en el que se encuentra).

Dónde puedes comer en la playa

Al ser una zona protegida, no existe ningún tipo de servicio para los bañistas. Por eso, para poder comer tendrás que visitar algunos de los restaurantes cercanos al sitio o bien llevarte la propia comida, eso sí, siempre dejando limpio todo si no quieres tener problemas con la policía.

Uno de los sitios más cercanos es el restaurante Casa Raúl, que se encuentra en Naves, a prácticamente 900 metros de la playa, donde podrás disfrutar de raciones bastantes generosas y cocina casera asturiana como los cachopines o todo tipo de pescados. Otro restaurante bastante indicado para los bañistas de la playa es la Sidrería Cabañon, situado a 1,1 kilómetros de la playa y donde podrás degustar las puntillas, el chorizo a la sidra y muchos otros platos típicos de la región. Y por supuesto, sin olvidar la sidra tan rica que te ayudará a volver a la playa aún más feliz de lo que estabas.

Otros lugares para visitar en la Costa Oriental de Asturias

No cabe duda de que esta región está llena de maravillas naturales y pequeños rincones con encanto por los alrededores de Llanes.

Puedes visitar este pueblo, donde las casas señoriales de antiguos duques y marqueses se asoman a la playa del Sablón. También podrás presenciar las preciosas iglesias de estilo románico y gótico, muy propio de esta zona.

Si te gusta el senderismo, puedes tomar lo que se denomina el Camino de la Costa, que es un ramal del Camino de Santiago que se extiende por todo el litoral de la costa oriental de Asturias.

En el puerto marinero de Llanes, existe un monumento sobre los mismos bloques de hormigón del puerto: Los Cubos de la Memoria. El artista, Agustín Ibarrola, realizó esta obra de arte público realizando unas pinturas sobre los bloques en los que da a conocer la memoria del artista, la memoria del arte y la memoria del territorio. Te aconsejamos que visites este monumento a diferentes horas del día, ya que podrás ver cómo cambia de color junto con la luz del sol y el mar. Una estampa de ensueño.

• Javier de la Rosa
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse