Vasectomía: efectos secundarios, operación, ventajas y desventajas
Vasectomía: efectos secundarios, operación, ventajas y desventajas

Vasectomía: efectos secundarios, operación, ventajas y desventajas

La vasectomía es un método de esterilización masculina. Esta sencilla operación permite mantener las capacidades sexuales pero tiene la desventaja de que puede ser irreversible.

Vasectomía: ¿qué es?

La vasectomía es un método de esterilización en el hombre. Es eficaz en un 99,9% y permite que el hombre se haga responsable en relación con la anticoncepción. La vasectomía consiste en cortar los conductos deferentes que transportan los espermatozoides. Hay que tener en cuenta que el semen que contiene espermatozoides solo representa el 2 o el 3% del eyaculado.

La vasectomía existe desde hace más de dos siglos. En los EE.UU., se considera un método anticonceptivo desde la década de 1960 y el 16% de los estadounidenses lo utilizarían en la actualidad.

Como no hay ablación ni destrucción de los testículos, la actividad hormonal y el comportamiento sexual no se ven afectados de ninguna manera. Tanto la erección como la eyaculación son posibles, la única diferencia es que ya no contiene espermatozoides.

Operación de vasectomía: tipos

Existen dos técnicas principales para realizar una vasectomía:

- La más común consiste en cortar los conductos deferentes unos centímetros. Para ello, mediante anestesia local se realizan dos pequeñas incisiones en el escroto que más tarde se cerrarán con pequeñas suturas.

- El segundo método se llama «vasectomía sin bisturí» y también se realiza bajo anestesia local. Se utilizan un par de pinzas, una de ellas con terminaciones afiladas y la otra con extremos que forman un anillo; con ellas se consigue realizar una mínima punción en el escroto para localizar el conducto deferente que se exterioriza, se secciona y se liga. No existen puntos ni sutura . Además, esta técnica implica un menor riesgo de hematomas, dolor o fiebre.

Aunque en algunos casos la intervención se realiza bajo anestesia general, por norma general el paciente solo requiere anestesia local y el procedimiento dura unos diez minutos. La recuperación suele ser rápida y no necesita hospitalización. Las molestias dolorosas suelen ser leves pero la sensación de pesadez puede durar varios días.

Sea cual sea el método empleado, la vasectomía no surte efecto inmediatamente: los espermatozoides permanecen generalmente en el conducto deferente, por lo que se requieren varias eyaculaciones para evacuar el conducto y, lograr así, que la esterilización sea definitiva. Después de la operación, generalmente se recomienda tener al menos una semana de abstinencia y limitar los esfuerzos físicos para facilitar la cicatrización.

Vasectomía: efectos secundarios y riesgos

Entre el 1% y el 3% de los pacientes que se sometieron a la vasectomía se produjo una recanalización espontánea del conducto deferente. Por esta razón, se aconseja a los pacientes que las semanas siguientes a la operación se hagan un espermograma (análisis de semen) para asegurar la ausencia de espermatozoides.

Como cualquier cirugía, la vasectomía implica un riesgo de complicaciones pero son poco frecuentes y generalmente leves. Se puede presentar hemorragias, infección o una inflamación llamada epididimitis congestiva. En casos más raros también pude aparecer un dolor crónico.

La vasectomía no afecta a la producción de hormonas masculinas y la operación no afectará en modo alguno la libido o a la actividad sexual. Dependiendo de la edad del paciente, de su situación o su psicología, un paciente puede desear ser fértil de nuevo. Sin embargo, aunque existen métodos para restaurar la actividad de los conductos deferentes, estos no son 100% eficaces.

Por tanto, es importante pensar cuidadosamente acerca de someterse a esta operación y asegurarse de no desear tener niños antes de dar el paso.

Escrito por Ana Blasco
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración