Tripofobia : qué es, test, causas y síntomas

Un nuevo estudio sostiene que la tripofobia, en otras palabras, el miedo a los agujeros pequeños, podría haber encontrado su origen: un antiguo reflejo de supervivencia conservado por la evolución.

Tripofobia : qué es, test, causas y síntomas
©
Tripofobia : qué es, test, causas y síntomas

¿Qué es la tripofobia? Definición

¿Sois tripofóbicos? ¿No? Tal vez lo sois y ni siquiera lo sabéis. La tripofobia es el miedo o fobia a los agujeros pequeños aglomerados, como se puede ver en los troncos de los árboles, las esponjas o las semillas del loto. Por lo tanto, en las personas que la sufren, la mera visión de estos agujeros puede dar lugar a una verdadera crisis de pánico, o incluso peor.

Por primera vez, un equipo de científicos se ha interesado en el origen de este miedo inusual, y han encontrado una correlación con los animales peligrosos. Claramente hablando, esta fobia sería una reliquia de un antiguo instinto de supervivencia conservado por la evolución.

Tripofobia: test

Aunque este miedo no esté oficialmente reconocido, millones de personas en todo el mundo se declaran tripofóbicas, como lo demuestra este grupo de Facebook que tiene más de 6.000 miembros. Investigadores especialistas de la visión de la universidad de Essex, en Inglaterra, han realizado una encuesta acerca de 300 personas para entender mejor las razones de esta dolencia, que el co-autor Geoff Cole califica como «la fobia más común de la que nunca habéis oído hablar».

En su estudio publicado por la revista Psychological Science, los científicos difundieron a los voluntarios 76 fotografías de objetos y plantas cubiertas con pequeños agujeros, de entre las cuales se encontraban los alquenos de la flor de loto y otras 76 fotografías normales. Entonces los investigadores descubrieron que las imágenes que desencadenaban más crisis de tripofobia eran las que poseían un fuerte contraste de colores.

La tripofobia en humanos

Pero, ¿por qué estas imágenes y formas pueden desencadenar reacciones tan violentas? Uno de los participantes proporcionó una pista a los investigadores: de niño, fue a partir de ver a un animal cuando se desencadenó la primera crisis fóbica. Este animal, un pulpo con anillos azules, tiene la piel recubierta con patrones redondos, indicando su naturaleza extremadamente venenosa. Lo que condujo a Geoff Cole a lo que él llama un «¡instante Eureka!».

Al analizar las fotografías de varios animales venenosos (escorpiones, serpientes, arañas, ranas), descubrieron que estos también poseían fuertes contrastes visuales. «Estos resultados sugieren que puede haber una parte del cerebro que la evolución ha programado para advertirnos si nos enfrentamos a un animal venenoso», explica Geoff Cole.

De esta manera, por asociación, los objetos que comparten las mismas características visuales pueden desencadenar una reacción fóbica. «Pensamos que todo el mundo tiene las mismas tendencias tripofóbicas, sin ser conscientes de ello», añade Cole. «Nos hemos dado cuenta que en las personas no fóbicas, las imágenes tripofóbicas eran, sin embargo, menos agradables de ver».

Tripofobia: causas

Sin embargo, todavía se tiene que profundizar más en las investigaciones para saber el motivo de esta reacción y este miedo. Por esto, los científicos explorarán a partir de ahora las características visuales de los objetos para saber si la manipulación de los colores puede llevar a las personas a preferir un objeto u otro. Esto les permitirá poner de relieve hasta qué punto la tripofobia está implantada en el subconsciente colectivo.

Mientras tanto, podéis probar el vídeo que se encuentra aquí abajo para saber si padecéis tripofobia. Sin embargo, como explica el vídeo, no es necesariamente porque las imágenes os molesten que seáis tripofóbicos. Atención, algunas imágenes pueden ser impresionantes.