Traqueítis: qué es, tratamiento, síntomas y causas

Traqueítis: qué es, tratamiento, síntomas y causas

Qués es la traqueítis, cuáles son sus síntomas, sus causas y cómo tratarla. Es una inflamación de la tráquea. Benigna, desaparece muy a menudo al cabo de unas semanas y no necesita tratamiento intensivo. Es contagiosa si es de origen infecciosa.

Cómo podemos definir la traqueítis en adultos

La traqueítis, al contrario que una faringitis, en los adultos es una inflamación de las mucosas de la tráquea. Se trata del conducto de tránsito que envía el aire de las vías respiratorias superiores (garganta, nariz, orejas) hasta las vías respiratorias inferiores (pulmones).

Se distinguen dos tipos de traqueítis. La traqueítis aguda es pasajera y se cura al cabo de unos días. En cambio, la traqueítis crónica es más difícil de tratar, ya que la inflamación dura más tiempo.

Aunque provoca un malestar, la traqueítis es muy a menudo benigna y no provoca ninguna complicación seria. Muy a menudo se diagnostica en otoño y en primavera.

¿Cómo reconocer los síntomas de una traqueítis en niños y adultos?

Los síntomas de la traqueítis se manifiestan por una sensación de irritación en la base del cuello que provocará una tos seca y espasmódica. Estos ataques de tos aparecen sobre todo por la noche durante los cambios de posición que provocan trastornos del sueño. La contracción repetida del tórax puede provocar dolores torácicos.

En caso de infección viral, se puede manifestar una fiebre importante. A veces, la traqueítis puede estar asociada a una laringitis, y entonces se ve acompañada por una voz ronca.

En el caso de los niños, la traqueítis se produce por la obstrucción de la vía aérea. En concreto, la tráquea de los más pequeños se estrecha y es por ese motivo que cuando se inflama puede provocar una obstrucción. En los adultos, por el contrario, estos síntomas suelen ser similares como ya hemos visto, aunque más leves. 

Pero los síntomas más frecuentes de la traqueítis son: 

-La fiebre, aunque no aparece siempre. Esta puede ser alta, alcanzando los 39-40ºC.

-El estridor: lo que viene siendo un ruido agudo y muy característico cuando el aire pasa por la tráquea. 

-La tos profunda: que se ha descrito como metálica o muy parecida a un ladrido. En el caso de los niños, la tos de la traqueítis no duele. 

-Dificultad para respirar, que puede llegar a ser muy grave.

Otros síntomas menos frecuentes de la traqueítis

Otros de los síntomas que tiene la traqueítis, pero que no se presentan muy a menudo pueden ser por ejemplo el babeo, dolor de cuello, dificultad a la hora de respirar cuando se está acostado boca arriba, problemas para tragar, alteraciones en la voz y pérdida de conocimiento.   

Además, si la obstrucción de la vía aérea es bastante extrema, la piel puede tomar un tono azulado y también puede aparecer sueño o alguna que otra alteración en el comportamiento debido a la falta de oxígeno en la sangre. También puede ocurrir por la subida de dióxido de carbono. 

Causas de la traqueítis 

Muy a menudo la traqueítis es de origen viral, provocada por una infección ORL, como una bronquitis, una rinofaringitis o una faringitis. En algunos casos más raros, la traqueítis tiene su causa en una bacteria y se habla por tanto de traqueítis bacteriana.

La traqueítis sólo es contagiosa cuando es de origen infecciosa. Las partículas se expulsan durante la tos y se propagan en el aire.

Entre los demás factores, se encuentran la inhalación de tabaco, contaminación u otras sustancias nefastas para el sistema respiratorio, así como las alergias, al polen por ejemplo.

Tratamiento y remedios naturales: ¿cómo curar una traqueítis?

En caso de traqueítis aguda, no hace falta un gran tratamiento, ya que la enfermedad tiende a curarse por sí sola al cabo de unas semanas. Por lo tanto, el tratamiento tiene como objetivo atenuar la tos y los dolores torácicos con la ayuda de un jarabe y de un antitusígeno.

Un tratamiento o remedio natural para hacer frente a la traqueítis a base de bebidas calientes, de miel, de tomillo o de limón también puede llevarse a cabo. Algunas medidas simples como humidificar la habitación o elevar las almohadas pueden ayudar a conciliar el sueño.

Si la traqueítis es crónica, es imperativo encontrar la causa (sífilis, tuberculosis…) para poder tratarla.

Cómo prevenir una traqueítis

La traqueítis por norma general no suele presentarse por sí sola. En un primer momento, la manía de fumar o incluso la contaminación que hay en el aire, puede ayudar a que aparezca una tos crónica con secreciones que puede que sea uno de los orígenes de esta enfermedad. 

Después de esto, la mucosa traqueal puede ir presentando cuadros de inflamación cada vez más frecuentes hasta llegar a convertirse en crónicos. Y es que como ya hemos explicado líneas más arriba, los principales síntomas de la traqueítis es la presencia de tos seca irritativa y de diversas molestias o dolor en el tórax, que pueden llegar a agudizarse antes diversas variaciones atmosféricas, como puede ser pasar de un ambiente más templado a uno mucho más frío. 

En este caso el cuadro clínico no suele durar en el tiempo más de dos o tres días, pero si juntos a estos síntomas aparecen otros como la sensación de constricción torácica, pitidos o problemas para respirar, puede ser que los bronquios también hayan sido dañados. si esto es así, la enfermedad se complica más, llegando a aparecer fiebre alta, tos expectorante(en determinadas ocasiones acompañada de estrías de sangre), problemas para respirar y hasta que la piel se vuelve azulada. 

Leer más
Un león mata a una leona delante de los visitantes del zoo de Dallas

Lo primero que el paciente debe tener en cuenta y evitar son las variaciones bruscas de temperatura, además de disminuir el consumo de tabaco y evitar los lugares que tienen mucho humo o contaminación en el aire. Después de tomar las medidas preventivas, la traqueítis puede ser combatida gracias a los medicamentos mucolíticos, balsámicos, antiinflamatorios y antibióticos usando un aerosol. 

Pero en los casos que presentan una mayor gravedad, es necesario realizar una inyección de cortisona para evitar así que la inflamación pueda llegar a taponar las vías respiratorias. 

Macarena Simal
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración