Stent (stent coronario): definición, tipos, riesgos
Stent (stent coronario): definición, tipos, riesgos

Stent (stent coronario): definición, tipos, riesgos

Un stent es una prótesis metálica en forma de tubo que se coloca en las arterias coronarias para evitar su obstrucción. La angioplastia es el procedimiento mediante el cual se coloca el stent en la arteria.

Definición: ¿qué es un stent?

Un stent es una prótesis metálica en forma de tubo que se coloca en las arterias coronarias para evitar su obstrucción. Por lo general, su colocación se lleva a cabo en el cuadro de una angioplastia.

La angioplastia es una técnica quirúrgica que tiene como objetivo dilatar las arterias. Se efectúa cuando los depósitos de grasa, llamados placas de ateroma, se acumulan en el interior de una arteria coronaria, reduciendo de esta manera el flujo sanguíneo hacia el corazón.

La angioplastia consiste en practicar una pequeña incisión en el muslo para acceder a la arteria femoral. A continuación, se inserta un alambre guía y se coloca hasta el lugar de la obstrucción. Un catéter unido a un balón (o globo) deshinchado se envía a lo largo del alambre guía. Cuando se hincha, el balón comprime la placa contra la pared arterial extendiendo la luz de la arteria. De esta manera, la sangre puede circular con normalidad.

El stent se coloca alrededor del catéter. Después de hinchar el balón, el stent se expande y se adhiere a la pared. A continuación, permanece en su lugar impidiendo que la arteria coronaria se vuelva a obstruir.

Tipos de stent

Se distinguen dos tipos de stent: el stent convencional y el stent farmacoactivo.

El stent convencional está compuesto únicamente de acero inoxidable y puede ser rechazado por el organismo.

El stent farmacoactivo está cubierto de una sustancia antiproliferativa que permite disminuir el riesgo de una nueva stenosis (estrechamiento de un vaso sanguíneo). Compuesto de ácido poliácitico, queda completamente absorbido por la pared de la arteria, lo que limita las apariciones de coágulos (trombosis). Sin embargo, los riesgos de infarto de miocardio son los mismos que para el stent convencional. El stent farmacoactivo se utiliza cada vez más.

La NASA se prepara para enviar un helicóptero a Marte
Leer más
La NASA se prepara para enviar un helicóptero a Marte

Stent: riesgos

Sin embargo, colocar un stent presenta algunos inconvenientes. De hecho, requiere el seguimiento de un tratamiento a base de antiagregantes plaquetarios, compuesto de aspirina y de clopidogrel durante varios meses. Tiene como objetivo evitar la formación de un trombo (coágulo de sangre) en la arteria.

La implantación de un stent también puede provocar un sangrado en caso de operación quirúrgica o de un shock traumático. Por último, puede aparecer una restenosis en los seis meses después de la intervención (aproximadamente el 7% de los casos de stent farmacoactivo, y entre el 10 y el 30% en los casos de stent convencional).

Escrito por Macarena Simal
Última modificación
Sin conexión
Verifique su configuración