Síndrome de Estocolmo: ¿qué es el síndrome de Estocolmo? causas, síntomas, tratamiento

Síndrome de Estocolmo: ¿qué es el síndrome de Estocolmo? causas, síntomas, tratamiento

El síndrome de Estocolmo se manifiesta en víctimas de secuestro o en personas retenidas en contra de su propia voluntad. Es un estado psicológico en el que la víctima desarrolla una relación de complicidad y un fuerte vínculo afectivo con su captor.

¿Qué es el síndrome de Estocolmo?

El síndrome de Estocolmo se caracteriza por una situación paradójica en la que una víctima de secuestrodesarrolla sentimientos de simpatía, afecto, complicidad y, a veces, incluso amor, hacia su captor.

Retenida como rehén, la víctima de síndrome de Estocolmo se encariña con su captor hasta tal punto que, a veces, puede incluso apoyar su causa, incluyendo las razones que llevaron al captor a cometer el delito. A menudo, la víctima también desarrolla un sentimiento de hostilidad hacia las fuerzas del orden o las personas que están intentando liberarla.

Se le llama síndrome de Estocolmo debido a un secuestro que se produjo en Estocolmo el 23 de agosto de 1973. Dos ladrones retuvieron como rehenes a cuatro empleados en un banco durante varios días. Cuando las fuerzas de seguridad lograron liberar a los rehenes, estos mostraron un sentimiento de apego a sus secuestradores, hasta tal punto que se negaron a declarar en su contra y les visitaban mientras estaban en prisión.

El Síndrome de Estocolmo fue teorizado posteriormente por el psiquiatra estadounidense Frank Ochberg.

Síndrome de Estocolmo: causas

El síndrome de Estocolmo se manifiesta en víctimas de secuestro o en personas retenidas en contra de su propiavoluntad. Cuanto más largo sea el tiempo que la víctima ha estado retenida, más aumenta el riesgo de desarrollar el síndrome de Estocolmo. Este fenómeno puede darse en ambas direcciones; es decir, tanto la víctima como el captor pueden desarrollar el síndrome de Estocolmo.

La víctima, que está en estado de shock y traumatizada en el momento del cautiverio, a veces decide complacer a su agresor para salvar su vida. Este acercamiento emocional dará a la víctima la sensación de estar fuera de peligro. Esta reacción es un verdadero mecanismo de autodefensa y supervivencia inconsciente que desarrolla nuestro cerebro.

El síndrome de Estocolmo aparecerá de forma más evidente cuando los captores se las arreglan para justificar sus acciones por medio del discurso político o ideológico.

Síndrome de Estocolmo: síntomas

Existen tres signos que permiten identificar el síndrome de Estocolmo en personas que han sido víctimas de un cautiverio:

- La víctima desarrolla gradualmente un sentimiento de simpatía, de solidaridad, de atracción y de comprensión de los gestos y del habla de su captor.

Leer más
Un león mata a una leona delante de los visitantes del zoo de Dallas

- En lugar de oponerse a la persona que la tiene retenida, la víctima trata de defenderla mediante la justificación de sus acciones y culpabilizando a otras personas o circunstancias sociales (a los gobiernos, las desigualdades socioeconómicas, las injusticias sociales, etc.).

- La víctima continúa, incluso después de ser liberada, defendiendo a su captor, alegando que siempre le ha tratado bien durante su cautiverio.

Síndrome de Estocolmo: tratamiento

Es imprescindible que la persona con síndrome de Estocolmo sea tratada por un especialista en la materia (psicólogo o psiquiatra) para poder superar este hecho traumático.

Como norma general, el sentimiento de simpatía y confianza que la víctima siente hacia su captor es temporal. La víctima del síndrome de Estocolmo necesita un tiempo para poder volver a su vida normal. Dependiendo del tiempo que la víctima haya estado retenida, este tiempo puede variar desde unos días, meses o incluso años.

Ana Blasco
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración