Síndrome de Cushing: síntomas, causas, tratamiento

Síndrome de Cushing: síntomas, causas, tratamiento

El síndrome de Cushing o hipercortisolismo es un trastorno hormonal causado por la exposición prolongada a un exceso de cortisol, una hormona producida por las glándulas adrenales. 

Definición: ¿qué es el síndrome de Cushing?

El síndrome de Cushing, también conocido como hipercortisolismo, es una enfermedad rara provocada por un exceso de la hormona cortisol en el cuerpo.

Este exceso de cortisol se puede producir por dos razones: por un lado, puede que las glándulas suprarrenales produzcan esta hormona en exceso, o bien, la toma de algunos medicamentos glucocorticoides para tratar afecciones como asma, inflamación de la piel, cáncer, enfermedad intestinal, dolor en las articulaciones y artritis reumatoidea. 

Cuando el síndrome de Cushing se debe a un exceso de cortisol producido por las glándulas suprarrenales se habla de síndrome de Cushing endógeno y, por otro lado, cuando se debe a la toma de medicamentos se conoce como síndrome de Cushing exógeno.

El síndrome de Cushing es una enfermedad rara que afecta sobre todo a mujeres de entre 20 y 40 años.

Síndrome de Cushing: síntomas

El síndrome de Cushing presenta diferentes síntomas que pueden aparecer poco a poco y empeorar durante meses o años. Los signos más significativos del síndrome de Cushing son:

- Aumento de peso en la cara y parte superior del cuerpo.

- Cara enrojecida e hinchada.

- Hipertensión.

- Crecimiento de vello en exceso (en mujeres).

- Piel frágil (cardenales, magulladuras, estrías).

- Ciclos menstruales irregulares.

- Cansancio.

Síndrome de Cushing: causas

El síndrome de Cushing puede ser causado por medicamentos (corticoides sintéticos) o por un tumor. Puede ser un tumor localizado en la glándula suprarrenal que produce un exceso de cortisol o un tumor en la glándula pituitaria.

Otras veces, el tumor se encuentra en la hipófisis (pequeña glándula situada en la base del cerebro) y producen una hormona denominada corticotropina (ACTH), que estimula las glándulas suprarrenales y hace que produzcan excesivo cortisol.  En este caso, se habla de enfermedad de Cushing.

Leer más
La reacción de una ballena ante los pescadores que vinieron a ayudarla

Síndrome de Cushing: tratamiento

En la mayoría de los casos, el síndrome de Cushing se puede curar quirúrgicamente. Se realiza una operación para extirpar el tumor o las glándulas suprarrenales para reducir la sobreproducción de cortisol.

Otra opción de terapia es la radioterapia de la hipófisis. En algunos pacientes este puede que sea el único tratamiento o puede utilizarse cuando la cirugía no funciona. Este tipo de tratamiento pueden tardar hasta diez años en hacer un efecto completo, por lo que el paciente debe tomar fármacos para reducir la producción de cortisol por las glándulas suprarrenales.

• Javier de la Rosa
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse