Síndrome de Asperger: síntomas, causas, tratamiento, definición
Síndrome de Asperger: síntomas, causas, tratamiento, definición

Síndrome de Asperger: síntomas, causas, tratamiento, definición

El síndrome de Asperger (o trastorno de Asperger), se considera un tipo de autismo que se caracteriza por dificultad de comunicación y dificultad de establecer relaciones sociales.

Definición: ¿qué es el síndrome de Asperger?

El síndrome de Asperger, también conocido como trastorno de Asperger, es un trastorno neurobiológico que forma parte de un grupo de afecciones denominadas Trastornos del Espectro Autista (TEA) o Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD), que se caracterizan por problemas de comunicación y de relaciones sociales.

Las personas con síndrome de Asperger no presentan ningún tipo de discapacidad intelectual; es más, suelen tener una inteligencia ligeramente por encima de la media.

El síndrome de Asperger se declara durante la infancia y afecta, a diferencia del síndrome de Turner, más a los niños que a las niñas. Se considera que aproximadamente 500.000 personas padecen este síndrome en todo el mundo.

Síndrome de Asperger: síntomas

El síndrome de Asperger se caracteriza por los siguientes signos clínicos:

- Dificultad en la interacción social: dificultad en la comunicación y en la comprensión de situaciones sociales (signos corporales, normas sociales tácitas, etc.).

- Intereses restringidos y absorbentes: tendencia a la obsesión en un campo específico.

- Torpeza motora: movimientos repetitivos o mal controlados.

- Hipersensibilidad (hiperacusia): muy sensible a sonidos fuertes, colores, luces, olores o sabores.

- Compromiso con la rutina: dificultad para hacer frente a lo inesperado.

- Uso del lenguaje con fines comunicativos : vocabulario muy desarrollado gracias a una buena memoria.

- Problemas cognitivos: capacidad reducida para comprender y predecir el comportamiento de otras personas.

Síndrome de Asperger: diagnóstico

El síndrome de Asperger es difícil de diagnosticar ya que los síntomas se pueden asociar a diferentes trastornos del comportamiento, del lenguaje o del desarrollo.

Los primeros signos de síndrome de Asperger son visibles desde los primeros meses o años de vida (no hablar ni una palabra hasta los 18 meses, pérdida del lenguaje, etc.); sin embargo, el diagnóstico de síndrome de Asperger se suele realizar después de la edad de 10 años. Se lleva a cabo mediante pruebas específicas, observación del paciente, evaluación de un logopeda y entrevistas con la familia y la escuela.

Síndrome de Asperger: tratamiento

Desafortunadamente, no existe una cura el síndrome de Asperger. Sin embargo, existen terapias para abordar los principales síntomas del síndrome, como son: malas habilidades de comunicación, rutinas obsesivas o repetitivas y torpeza física.

Algunas de estas terapias pueden ser:

- Terapia grupal: ayuda a mejorar las habilidades sociales y la interacción con los demás.

- Terapia conductual: ayuda a manejar las emociones y controlar la tendencia obsesiva por temas determinados.

- Terapia ocupacional o física: ayuda con los problemas de integración sensorial o la torpeza motora.

- Terapia del habla: ayuda a mejorar los problemas cognitivos y, por tanto, las relaciones sociales.

- Terapia con fármacos: para combatir otras enfermedades como la depresión o la ansiedad.

Síndrome de Asperger en adultos

En la edad adulta, el síndrome de Asperger se caracteriza por los mismos síntomas que en los niños. No obstante, suele ser más complicado de diagnosticar y requiere un seguimiento exhaustivo por parte de un especialista.

El síndrome no es visible a simple vista, por lo que las relaciones con las demás personas pueden ser complicadas. Normalmente muestran un comportamiento peculiar ya que tienen dificultades para entender el lenguaje corporal, tienden a no mostrar expresividad facial y a no mantener el contacto visual con su interlocutor.

Escrito por Ana Blasco
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración