Síncope: síncope vasovagal, definición, causas, síntomas y tratamiento

Síncope: síncope vasovagal, definición, causas, síntomas y tratamiento

Qué es, sus causas, sus síntomas, y cómo tratarlo. El síncope vasovagal se traduce por una pérdida del conocimiento de algunos segundos. Se debe a una estimulación demasiado fuerte del nervio vagal. ¿Cuáles son sus causas? Y, ¿qué hacer en caso de síncope vasovagal?

Cómo definimos un síncope vasovagal de un síncope vasovagal maligno

El síncope vasovagal es un malestar que se traduce por una pérdida del conocimiento de unos segundos. Su nombre viene del nervio vago, que atraviesa el organismo desde el cerebro hasta el estómago.

Su función es ralentizar la actividad cardíaca cuando esta se excita. Su hiperestimulación es el resultado que provoca el síncope vasovagal. El corazón envía menos sangre a las arterias y al cerebro y, por lo tanto, está menos oxigenado, lo que provoca una caída repentina de la tensión arterial.

Leer más
¿Dónde ir en caso de apocalipsis?

El síncope vasovagal no presenta, en la mayoría de los casos, complicaciones inmediatas. Cuando los desmayos son más largos, se habla entonces de síncope.

El síncope vasovagal maligno es el que ocurre sin aviso y con lesión corporal, pero en EE.UU. se ha enfocado hacia el hecho de que, además de esto, ocurra asistolía prolongada (en algunos casos se han documentado hasta 73 segundos de duración). 

Síncope vasovagal y sus síntomas

Antes de perder el conocimiento, algunos síntomas permiten detectar un síncope vasovagal: sensación de debilidad, sofocos, vértigos, visión borrosa (velo negro sobre los ojos), palidez, sudores o trastornos auditivos (zumbidos en los oídos).

Puesto que el nervio vagal desempeña una función sobre la motricidad del sistema digestivo, el paciente también puede sentir náuseas antes o después de desmayarse, así como vómitos o diarrea.

Las causas del síncope vasovagal

El síncope vasovagal puede tener diversas causas:circunstancias psicológicas como un estrés intenso o una emoción fuerte (ver sangre), o físicas (ambiente cálido, mucho tiempo de pie, esfuerzo intenso, dolores fuertes, embarazo) también pueden estimular el nervio vagal y hacerlo que actúe como desencadenante.

Algunos medicamentos también favorecen el síncope vasovagal, sobre todo en el cuadro del tratamiento de la hipertensión arterial.

¿Qué hacer o cómo tratar un caso de síncope vasovagal?

Si sois testigo de un síncope vasovagal, no existe un tratamiento como tal, sino que se recomienda como primeros auxilios ayudar a la persona a acostarse y a elevar las piernas durante algunos minutos. Esto permite que la sangre suba con más facilidad al corazón y al cerebro para volver a tener una tensión arterial normal.

Si no estáis seguros de que se trate de un síncope vasovagal, se aconseja llamar a urgencias. La caída puede ser repentina, en algunos casos, provocar traumatismos.

En caso de que el síncope vasovagal ocurra en repetidas ocasiones, es importante consultar a un médico, que podrá efectuar un examen clínico para descubrir la fuente y tratarla.

El síncope vasovagal en pacientes pediátricos

En este campo no hay mucha información sobre la evolución que sufren los pacientes pediátricos con síncope de origen vasovagal. Pero un estudio con 51 enfermos de menos de 17 años a los que se les realizó una prueba de basculación por sorpresa de síndrome vasovagal, ha permitido tener algo más de luz. 

En definitiva, lo que este estudio dio a conocer es que el síndrome vasovagal en los paciente pediátricos parece que tiene una evolución benigna, y una tasa de recurrencia de tan solo 19 %, muy por debajo de lo que se esperaban antes de realizar esta prueba. Además, descubrieron que las recurrencias no se manifiestan hasta pasados 9 meses desde que se iniciara el seguimiento y estas afectan sobre todo a aquellos pacientes con más de un síncope antes de realizar el test de basculación.

El hallazgo muestra que por la gran benignidad evolutiva los pacientes que tienen este síncope único pretest no tienen que ser sometidos a la prueba de basculación ni tratarse con ningún farmacológico.

Qué recomendaciones seguir para prevenir el síncope vasovagal  

Lo primero que debes hacer y lo más importante de todo es que bebas muchos líquidos a lo largo del día para que así haya suficiente volemia y poner difícil la aparición de la hipotensión, que es la principal característica del síncope

También debería evitar los ayunos prolongados en el tiempo, además de comer con sal ya que esta hace que el los líquidos se queden en el cuerpo, y también es una carga extra para el corazón y los vasos sanguíneos. 

Ahora te mostraremos unas series de recomendaciones que te ayudarán a prevenir los síncopes ya que ante este problema de salud no hay un tratamiento específico y directo. Lo que pretendemos con estas recomendaciones es adelantarnos al mismo y prevenir así la dura caída, para evitar posibles traumatismos. 

Es importante que antes de que aparezca el síncope, debes elevar las piernas varios minutos para que la sangre llega hasta el corazón con mayor facilidad y también al cerebro y que así se recupere la tensión normal. Si este síncope vasovagal se repite varias veces es importante ir al médico para que este realice un examen y puede descubrir la fuente y además tratarla.  

El ejercicio también es muy recomendable. Ejercitarse diariamente puede ayudar o evitar el episodio. Estos son: 

-Intentar dormir con la cabecera incorporada.

-Tensionar y entrelazar las extremidades inferiores mientras tensionamos la zona del abdomen. 

-El handgrip o ejercicio isométrico submáximo, que no es otra cosa que la contracción máxima y voluntaria de una pelota u otro objeto en el brazo dominante y generar tensión en abducción de ambos brazos con las manos pegadas.

¿Cómo se debe actuar ante un caso de desmayo o síncope?

Si una persona pierde el conocimiento, existen una serie de recomendaciones que se deben seguir, esas serían: no se debe incorporarse bruscamente cuando se está en una posición de reposo; cuando sientan que está mareando es mejor sentarse; respirar lenta y profundamente; si alguien se ha mareado, es mejor dejarlo tumbado varios minutos; subir las piernas unos 30º; si hay náuseas, es aconsejable poner la cabeza de lado para una mejor respiración y sobre todo, por si vomita; beber bebidas azucaradas cuando se vuelve a estar consciente e incorporado; y por último avisar a los servicios de emergencias si no se produce una recuperación inmediata.  

• Macarena Simal
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración