Le colocan una serpiente de 2 metros al cuello para que confiese y se parten de risa

Le colocan una serpiente de 2 metros al cuello para que confiese y se parten de risa

Ha sucedido en la provincia de Papúa Occidental, en Indonesia. Se trata a todas luces de una gravísima violación de derechos humanos. 

La abogada de derechos humanos y activista contra las injusticias de su país Veronica Koman compartía recientemente en su cuenta de Twitter un vídeo que ha dado la vuelta al mundo. 

El escenario es una comisaría de la región de Papúa Occidental, en Indonesia. Un jóven arrestado, maniatado y en el suelo es víctima de una horrible tortura para que confiese si ha robado o no un móvil. Sí, ese es todo el crimen que se le imputa. 

La técnica de tortura consiste en ponerle una enorme serpiente de dos metros alrededor del cuello... e incluso intentar meterle la cabeza de la serpiente en la boca. 

Comprensiblemente, el chico entra en pánico, grita y termina confesando el crimen que haga falta. Pero el problema no es únicamente que se haya cometido una violación tan grave de derechos humanos. Ni que los policías alrededor presencien la escena muertos de risa, olvidando cualquier principio moral. 

El problema es que sólo cuando esta valiente abogada decidió denunciarlo la policía de Indonesia decidió desarrollar una investigación y pedir disculpas. 

Leer más
Un gato se enfrenta a una serpiente y no acaba bien

Desafortunadamente, la esperanza de que se asuman responsabilidades ante la justicia son limitadas, pues al mismo tiempo que afirmaban que se investigaría el caso, el portavoz de la policía catalogaba la técnica de "eficaz". 

Fuente: Twitter | @VeronicaKoman 

Natalia C
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración