Septicemia: síntomas, causas, definición y tratamiento
Septicemia: síntomas, causas, definición y tratamiento

Septicemia: síntomas, causas, definición y tratamiento

La septicemia, o sepsis, es una infección de origen bacteriana. En los casos más graves, provoca un shock séptico. ¿Cuáles son sus síntomas? Y, ¿cuál es su tratamiento?

Definición: ¿qué es la septicemia?

La septicemia, o sepsis, es una infección generalizada del organismo de origen bacteriana. Se manifiesta por descargas repetidas de gérmenes patógenos en la sangre a partir de un foco infeccioso.

La septicemia puede conducir en los casos más graves a un shock séptico. Se trata de un shock acompañado de una hipotensión arterial. Es potencialmente mortal. Se estima que cada 3 ó 4 segundos, una persona muere en el mundo por septicemia.

Síntomas de la septicemia

La septicemia evoluciona en una primera etapa de manera silenciosa. El germen está presente en el cuerpo, pero no aparece ningún signo visible. Cuando el sistema inmunitario se da cuenta, actúa y responde a la agresión lanzando una respuesta inflamatoria contra el intruso.

La septicemia se caracteriza entonces por al menos dos síntomas entre los cuatro siguientes:

- fiebre superior a los 38º C o una hipotermia acompañada de escalofríos

- taquicardia (aceleración del ritmo cardíaco)

- frecuencia respiratoria elevada (superior a 20 por minuto)

- cambio en los niveles de glóbulos blancos en la sangre (leucocitosis inferior a 4.000 o superior a 12.000 por milímetro cúbico de sangre).

Una sepsis severa se también se manifiesta por una caída de la tensión arterial o por trastornos en los órganos afectados por la infección (insuficiencia renal, cardíaca…) que puede conducir a una gangrena y a una amputación.

Causas de septicemia

Por lo general, la septicemia afecta a las personas cuyas defensas inmunitarias son débiles. Se manifiesta muy a menudo como resultado de una infección respiratoria, como una neumonía o una peritonitis, una infección urinaria o incluso una infección digestiva.

Tratamiento: ¿cómo curar una septicemia?

El diagnóstico de la septicemia se realiza a través de un análisis sanguíneo. Los hemocultivos permiten determinar el germen responsable de la enfermedad y, de esta manera, adaptar el tratamiento.

Recrean la cabeza de un perro de 4000 años gracias a un cráneo prehistórico
Leer más
Recrean la cabeza de un perro de 4000 años gracias a un cráneo prehistórico

La septicemia necesita una hospitalización rápida. Cuanto más pronto sea atendido el paciente, más altas serán sus posibilidades de sobrevivir. El tratamiento se basa en una antibioterapia, así como un apoyo a los órganos vitales debilitados en caso de sepsis severa. Se trata de goteros intravenosos que administran dopamina, oxígeno o adrenalina. También puede ser necesaria una cirugía en algunos casos para eliminar el foco infeccioso.

La duración del tratamiento depende de la gravedad de la septicemia. Por lo general, es de alrededor de dos semanas. En cambio, la convalecencia es mucho más larga.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación
Sin conexión
Verifique su configuración