Una tercera ola es altamente improbable para Reino Unido gracias al éxito de la implantación de la vacuna

Los expertos médicos creen que el éxito del programa de despliegue de la vacuna llevará al Reino Unido a evitar lo que podría ser una catastrófica tercera ola del coronavirus.

Una tercera ola es altamente improbable para Reino Unido gracias al éxito de la implantación de la vacuna
Leer más
Leer más

Con más de 31 millones de personas en el Reino Unido que han recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, los expertos confían en que el país podrá evitar una tercera oleada.

Más de la mitad del Reino Unido se ha vacunado

Linda Bauld, profesora de la Universidad de Edimburgo, cree que el rápido y eficaz programa de distribución de vacunas del Reino Unido, unido a la proximidad de un clima más cálido, permitirá al país terminar el año sin que una tercera oleada haga estragos, como está ocurriendo en otras partes de Europa.

En comparación con España en este momento, el Reino Unido ha vacunado a casi la mitad de su población, así como a más de la mitad de los adultos. El máximo experto médico afirma que, en la actualidad, el Reino Unido se encuentra en una posición muy diferente:

Lo que es más importante, el 11,6 % de los ciudadanos de la UE, de media, han recibido su primera dosis de la vacuna -eso sobre el total, no solo sobre los adultos- en comparación con más del 40 % en el Reino Unido, así que se puede ver que están en un lugar diferente al nuestro.

Si nos fijamos en Francia, las cifras muestran que el país está registrando más de 38 000 casos al día, en comparación con 4 600 en el Reino Unido, lo que ha llevado a Emmanuel Macron a imponer un tercer cierre nacional a partir de este fin de semana.

El clima más cálido también nos ayudará

Como se observó el verano pasado, el virus tiene más dificultades para propagarse ya que la gente pasa menos tiempo en interiores, lo que ha demostrado que reduce la propagación de la COVID-19.

Pero incluso sin estrictas restricciones de distanciamiento social, como ocurrió el verano pasado, el Reino Unido consiguió evitar una segunda oleada hasta mediados de diciembre, cuando las tasas de infección y muerte alcanzaron su máximo nivel. Como resultado, los científicos creen que ahora simplemente debemos mantener la vigilancia y la precaución para garantizar una transición segura en las próximas temporadas.