Un enfermedad mortal del siglo XVIII reaparece en los países desarrollados
Un enfermedad mortal del siglo XVIII reaparece en los países desarrollados
Un enfermedad mortal del siglo XVIII reaparece en los países desarrollados
Leer más

Un enfermedad mortal del siglo XVIII reaparece en los países desarrollados

Escrito por Alejandra G.

Contra todo pronóstico, el escorbuto vuelve a reaparecer en los países desarrollados. Más que un problema sanitario, se trata de un indicador de una crisis social.

Si alguna vez oíste su nombre, probablemente la asocias a la marina, los piratas y, de forma más general, a un tiempo pasado. Sin embargo, el escorbuto está abriéndose paso entre los países desarrollados. Esta enfermedad mortal, que deriva de una carencia de vitamina C, se ha infiltrado entre los Estados Unidos, esa nación que tira un cuarto de su comida cada año, y entre otros rincones del mundo.

El escorbuto, enfermedad de marineros

Notable desde el Renacimiento, el escorbuto acompañó a las primeras excursiones marítimas alrededor del mundo como una amenazante sombra. También llamada "peste de mar", causó estragos principalmente entre los marineros, privados de ciertos alimentos durante varios meses durante sus largos viajes (la tripulación de Vasco de Gama y Magallanes pagó las consecuencias); pero también afecta ciertos lugares en tierra firme (prisiones, hospitales, talleres).

Entre finales del siglo XVI y principios del XIX, los médicos observaron que el consumo de cítricos (particularmente limones y naranjas) así como ciertas hierbas, como la acedera, permitían proteger a los viajeros contra esta enfermedad, sin embargo, no sabían exactamente por qué. Estos descubrimientos están recogidos en el Tratado sobre el escorbuto, publicado en 1754 por el médico escocés James Lind.

No fue hasta 1930 cuando la vitamina C fue identificada y aislada, y la enfermedad reconocida al fin como una carencia alimentaria. Después, experimentó un gran retroceso, gracias a los medios de transporte más rápidos y una mejor educación sanitaria, así como un acceso más extendido a las frutas y legumbres frescas que contenían vitamina C. El escorbuto parecía haber desaparecido completamente, al menos en los países industrializados.


Sin conexión
Verifique su configuración