Todo lo que no han contado sobre los test de coronavirus: sus tipos y fiabilidad
Todo lo que no han contado sobre los test de coronavirus: sus tipos y fiabilidad
Todo lo que no han contado sobre los test de coronavirus: sus tipos y fiabilidad
Leer más

Todo lo que no han contado sobre los test de coronavirus: sus tipos y fiabilidad

En los últimos días hemos oído hablar de los test del coronavirus y la poca fiabilidad que tienen algunos de los que se han adquirido por parte de Europa. Lo que no nos han explicado ha sido realmente por qué y qué tipologías hay. En este artículo te lo contamos todo.

El coronavirus es la pandemia sanitaria que tiene a todo el mundo en alerta y a los sistemas sanitarios de los países colapsados. Las recomendaciones de la OMS han sido siempre claras: muchos test a la población, cuantos más, mejor.

Según la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), existen tres tipos de test. Este organismo los recoge en el documento de posicionamiento frente al COVID-19.

Así, cuando se habla de la realización de hacer test masivos, es importante que conozcamos las ventajas y los inconvenientes de cada uno, pera entender la carga que los Gobiernos, las autoridades sanitarias y el personal clínico tiene en su día a día.

Los test, a nivel de funcionamiento, de clasifican en test moleculares (que detectan material genético del virus, el RNA que contiene en su interior, o también sus antígenos, las proteínas de la membrana) y test serológicos (los que analizan la sangre en busca de anticuerpos, que son las moléculas que fabrica nuestro organismo para neutralizar el virus).

La fiabilidad de mide mediante la sensibilidad (porcentaje de personas enfermas que dan positivo), la especificidad (el porcentaje de sujetos sanos que dan negativo) y el valor predictivo: la probabilidad de estar enfermos si la prueba resulta positiva o la de estar sanos si resulta negativa).

De esta manera, y teniendo ya está información sobre la mesa que recoge la revista Quo, tenemos tres tipos de test que se diferencian mucho los unos de los otros.

El test CPR

El primero de ellos es el test CPR, que se caracteriza por ser muy fiable, lento y caro. El medio insiste en que es la técnica más fiable y consiste en tomar una muestra de las mucosas del fondo de la nariz o de la boca. Si cuando los expertos analizan la muestra, aparecen los genes que identifican al virus en grandes cantidades, el resultado es positivo. Si por el contrario solo aparece uno de los genes, el resultado es "no concluyente" y debemos repetir el test.

Todo lo que no han contado sobre los test de coronavirus: sus tipos y fiabilidad Getty images

Esta prueba necesita equipamiento muy avanzado del que solo disponen los laboratorios de microbiología y sus resultados tardan entre 3 y 6 horas. Eso sí, la fiabilidad de este test es altísima, de un 90%.

El test rápido de antígenos

Estos, al igual que los anteriores, también utilizan muestras obtenidas del fondo de la nariz o la garganta, pero son mucho menos fiables. Esta prueba radica en buscar los antígenos, o lo que es lo mismo, las moléculas presentes en superficie del virus y reaccionan con un anticuerpo que se emplea como detector.

El resultado se obtiene en tan solo 15-30 minutos pero su sensibilidad (fiabilidad al fin de al cabo), es baja (entre el 30% y el 60%). Eso sí, este tipo de test tiene una alta especificidad, pues distingue muy bien los casos negativos.

La Organización Mundial de la Salud recomienda el uso de este test siempre que se complementen con pruebas adicionales, como el PCR anterior.

En ambos test podemos ver si el paciente está infectado o no, pero no si alguien ha sufrido ya el virus anteriormente.

El test serológico de anticuerpos

Esta prueba de trata de un pinchazo en un dedo, similar a los test de glucosa en sangre que estamos más acostumbrados a ver. Lo que hace este test realmente es detectar la presencia de anticuerpos (las moléculas que fabrica nuestro sistema inmunitario para luchar frente al virus).

La presencia de estos anticuerpos se detecta mediante fluorescencia y debe hacerse en un laboratorio, lo que hace que requiera varias horas para completarlo. Este es por tanto lento, caro y muy fiable (únicamente para detectar la inmunidad).

Investigación a contra reloj

Aunque por el momento solo existen estas tres tipologías, lo cierto es que los expertos están intentando desarrollar un test más rápido y económico que utilice como método un papel reactivo (tipo test de embarazo) y que tenga una alta fiabilidad. Todos esperamos que lleguen cuanto antes.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración