Sucralosa: un edulcorante que quizá no te está ayudando a perder peso

El uso de los edulcorantes en dietas que buscan la reducción de peso es muy habitual, ya que se utiliza como sustitutivo de la sacarosa, comúnmente conocida como azúcar. Sin embargo, los expertos no se ponen de acuerdo sobre si consumo es positivo o negativo.

Sucralosa: un edulcorante que quizá no te está ayudando a perder peso
Leer más
Leer más

La sucralosa es tan solo uno de los muchos edulcorantes que algunos especialistas recomiendan utiliza como sustitutivo de la sacarosa (el azúcar) en las dietas para personas con sobrepeso u obesidad.

No obstante, la comunidad científica no se aclara sobre si su uso es o no bueno para la salud. A este respecto, se ha realizado un estudio que busca arrojar algo más de luz sobre sus efectos en el organismo.

Así nos lo aclara Kathleen Page, autora del estudio mencionado y profesora de medicina en la Escuela de Medicina Keck:

Existe una controversia en torno al uso de edulcorantes artificiales porque mucha gente los utiliza para perder peso. Aunque algunos estudios sugieren que pueden ser útiles, otros muestran que pueden estar contribuyendo al aumento de peso, a la diabetes tipo 2 y a otros trastornos metabólicos. Nuestro estudio analizó diferentes grupos de población para desentrañar algunas de las razones que subyacen a esos resultados contradictorios.

Resultados del estudio

El estudio analizó las reacciones cerebrales ante distintos estímulos de un grupo variado de hombres y mujeres en su peso, con sobrepeso y con obesidad.

Al inicio del experimento, se les dividió en tres grupos y se les ofreció agua, bebida azucarada con sacarosa y bebida edulcorada con sucralosa. Posteriormente se observaron sus respuestas ante imágenes de comida apetitosa.

El estudio reveló que las mujeres y las personas con sobrepeso que tomaron la bebida edulcorada con sucralosa tenían una mayor reacción ante las imágenes. Además, las participantes femeninas que habían tomado esta bebida comieron más en el bufet posterior al experimento que aquellas que no.

A nivel hormonal también había diferencias. Todos los que habían tomado la bebida con sucralosa experimentaron un descenso de la hormona que indica al organismo que “ya no quiere más”.

Nuestro estudio empieza a proporcionar un contexto para los resultados contradictorios de estudios anteriores en lo que respecta a los efectos neurales y conductuales de los edulcorantes artificiales. Al estudiar diferentes grupos pudimos demostrar que las mujeres y las personas con obesidad pueden ser más sensibles a los edulcorantes artificiales. Para estos grupos, el consumo de bebidas endulzadas artificialmente puede engañar al cerebro para que sienta hambre, lo que a su vez puede dar lugar a un mayor consumo de calorías.

Concluía Page, con respecto al estudio realizado.

Los 5 alimentos más tóxicos para la salud Los 5 alimentos más tóxicos para la salud