Si estoy sano, ¿por qué no tengo una erección siempre que quiero?
Si estoy sano, ¿por qué no tengo una erección siempre que quiero?
Si estoy sano, ¿por qué no tengo una erección siempre que quiero?
Leer más

Si estoy sano, ¿por qué no tengo una erección siempre que quiero?

La falta de erecciones es uno de los temas que más preocupa a los hombres. Sin embargo, y pese a que pueden producirse por una serie de factores orgánicos, la impotencia sexual psicológica es más frecuente de lo que pensamos.

Se llama impotencia sexual a la imposibilidad de que el hombre mantenga una erección durante el acto sexual. Esta gran preocupación que supone un verdadero problema para los que lo sufren, puede tener causas fisiológicas o psicológicas.

Según indican desde Boston Medical Group y recogen desde sumedico.com, la impotencia sexual de carácter psicológico se produce cuando hay una alteración de las emociones y estas se reflejan en la capacidad de tener o mantener una erección.

Entre las causas más comunes de la impotencia sexual a nivel físico suele encontrarse la ingesta de ciertos medicamentos que pueden tener un efecto negativos en el estado emocional o el deseo sexual, o incluso tener una mala alimentación, pues esta incide directamente en el cerebro y las emociones.

Sin embargo, si analizamos cuáles son las principales causas emocionales de la impotencia sexual psicológica, se encuentran en primer lugar la tristeza o incluso los pensamientos negativos causados por los complejos, según informan desde sumedico.com.

Si sufres de impotencia y ya has asegurado con tu médico que se trata de algo psicológico, lo mejor es que te pongas en manos de un especialista. Puede que una terapia psicológica orienta hacia el problema sea tu solución.

De todas formas, ¡que no cunda el pánico! Que te haya pasado alguna vez aislada no quiere decir que tengas problemas de erección, debes comenzar a tomar medidas cuando ocurre de forma recurrente.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración