Se le cayó el pene por una infección y ahora lo tiene cosido al brazo

El británico perdió su miembro a causa de una grave infección en el perineo. Dos años después un médico pudo hacerle uno nuevo, que colocó en su antebrazo.

Se le cayó el pene por una infección y ahora lo tiene cosido al brazo
Leer más
Leer más

El mecánico Malcolm McDonald de 45 años llevaba años luchando contra una grave infección del perineo, que se convirtió en sepsis, y que hizo que sus dedos (de manos y pies), y su pene ennegrecieran.

Un funesto día de 2014, ocurrió lo que más temía, su pene cayó, aunque sus testículos permanecieron intactos. Durante dos años tuvo que lidiar con el hecho de no tener pene, cosa que le sumió en una profunda depresión, refugiándose en la bebida.

Por suerte para él, dio con el «maestro del pene», el profesor David Ralph, del Hospital Universitario de la Universidad de Londres, quien tras un examen le dijo que había una posibilidad de volver a la normalidad y que esta pasaba por hacer un injerto en el brazo, que debería llevar durante dos años.

Además, le dijo que había un procedimiento con el que podría mantener relaciones sexuales y orinar adecuadamente. Sin duda una nueva oportunidad de volver a sentirse como antes. Sin embargo ya lleva 4 años y la operación no se ha llevado a cabo por distintas razones.

La primera vez no se encontraba bien así que pospusieron la intervención. Debido a horarios y transportes no pudo acudir y la postergaron para diciembre del año pasado, que se volvió a posponer a abril por falta de personal, pero entonces llegó la pandemia por COVID-19 y se canceló.

El pobre hombre está cansado de esperar lo que será la operación final y a veces cree estar maldito. Malcolm espera poder tener su miembro otra vez entre sus piernas a finales de este año.