Vuelve el escorbuto, enfermedad mortal del siglo XVIII, a los países desarrollados

Vuelve el escorbuto, enfermedad mortal del siglo XVIII, a los países desarrollados

El escorbuto ha vuelto a los países desarrollados contra todo pronóstico. Y más que un problema sanitario, esta vez revela una crisis social.

Parece mentira, pero a pesar de que en los últimos tiempos hemos sido testigos de enfermedades como la Gripe A o el virus del Ébola, lo cierto es que son algunas enfermedades del pasado las que están volviendo al presente. Si ya has escuchado antes hablar del escorbuto, probablemente lo relaciones con los marinos, los piratas y, en general, al pasado. Sin embargo, el escorbuto está volviendo a los países desarrollados. Esta enfermedad mortal que se deriva de una carencia de vitamina C se está infiltrando en los Estados Unidos, una nación que, sin embargo, desecha un cuarto de toda su comida cada año, y en otros rincones del mundo.

El escorbuto, enfermedad de marineros 

El escorbuto, el cual destacó especialmente en el Renacimiento, apareció en las primeras expediciones marítimas alrededor del mundo cual sombra amenazante. También conocida como “la peste del mar”, causó estragos, principalmente, entre los marineros, los cuales se veían privados de ciertos alimentos durante los varios meses que duraban sus largas travesías (la tripulación de Vasco de Gama y de Magallanes fueron los primeros), pero también afectó a miles de personas en tierra (cárceles, hospitales, talleres). 

Entre finales del siglo XVI y principios del siglo XVII, los médicos observaron que el consumo de cítricos, concretamente limones y naranjas, así como de algunas hierbas tales como la acedera, ayudaban a proteger a los viajeros contra este mal, aunque aún no sabían exactamente el por qué. Estos descubrimientos constan en el “Tratado sobre el escorbuto”, el cual publicó el médico escocés James Lind. 

Pero no fue hasta la década de 1930 que se identificó y se aisló la vitamina C y que se reconoció la enfermedad como una carencia alimentaria. Desde entonces, el escorbuto tuvo un retroceso, sobre todo, gracias a que los medios de transportes eran más rápidos y reducían la duración del viaje, a una mejor educación sanitaria y a un mayor acceso a las frutas y a las verduras frescas que contienen vitamina C. La enfermedad parecía haberse erradicado por completo, al menos, en los países industrializados. 

Una vuelta engañosa en los entornos precarios 

Por desgracia, parece que vuelve a ganar terreno progresivamente.  En un nuevo documental titulado Vitamania, el famoso Youtuber Derek Muller constata la triste vuelta del escorbuto a los Estados Unidos. Nos habla sobre Sonny Lopez, un habitante de Massachusetts al que el sangrado de encías, los dientes en descomposición y la pérdida de cabello le hizo consultar al doctor Eric Churchill. Diagnóstico: Sonny Lopez padece escorbuto. 

Leer más
El momento del día más peligroso para fumar

Y parece que no es este el único caso: “Diagnosticamos nuestro primer caso hace 5 o 6 años. Fue el hospital el que nos mandó ese primer caso y era, como mínimo, impresionante: el afectado solo se alimentaba a base de queso y pan”, explica el doctor Churchill en el sitio web ScienceAlert. “Desde entonces, hemos diagnosticado entre 20 y 30 casos de escorbuto. ” 

La primera causa del regreso de la enfermedad reside en las condiciones de vida precaria de las personas a la que afecta. A Sonny Lopez le prescribieron consumir una naranja al día, pero para este hombre que se ve obligado a limitarse a una comida al día, este simple remedio es inaccesible. 

“Muchas personas con dificultades financieras tienden a optar por alimentos ricos en grasas, calorías y que aplaquen el hambre”, explica Churchill. Desafortunadamente, la diferencia entre comer mucho y comer bien se hace notar aún más: aunque los platos grasos y azucarados sean los más accesibles financieramente, están lejos de responder al conjunto de necesidades nutricionales de cada individuo".  

Peris Martínez Irene
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración