Los hábitos que pueden ayudar a prevenir ataques al corazón

Los infartos al corazón son la principal causa de muerte de hombres y mujeres en el primer mundo. Por suerte, es posible prevenirlos. Para ello es necesario realizarse chequeos de forma frecuente, dejar de fumar, regular la dieta y realizar ejercicio físico de forma regular.

Los hábitos que pueden ayudar a prevenir ataques al corazón
Leer más
Leer más

Los ataques al corazón se han convertido en la principal causa de muerte tanto de hombres como de mujeres en el primer mundo, aunque son aún más frecuentes en estos primeros.

Ciertas enfermedades, como la hipertensión o la diabetes, aumentan las posibilidades de sufrir un infarto.

Pero, según datos aportados por la OMS (Organización Mundial de la Salud), es posible prevenir el infarto hasta en un 80% de los casos tomando las medidas apropiadas.

Hoy vamos a contarte cuales son estas medidas.

Chequeos médicos

La primera forma de mantener saludable nuestro corazón es acudiendo de forma habitual al médico. Esto nos permitirá tener bajo control nuestra salud, especialmente si padecemos alguna enfermedad como la hipertensión o la diabetes.

Ambas enfermedades aumentan el riesgo de sufrir un infarto al corazón, pero si tenemos a mano nuestra medicación y la tomamos de forma apropiada podremos prevenir que esto ocurra.

Es por eso que realizarnos chequeos médicos de forma habitual nos puede salvar la vida.

Dieta saludable

Por supuesto, la mejor forma de mantener nuestro corazón saludable es comiendo bien.

Hay que evitar las grasas, ya que estas se acumulan en las arterias haciendo que el riesgo de infarto al corazón aumente. También es importante evitar los alimentos ricos en colesterol.

Entre los alimentos que debemos consumir de forma regular se encuentran la fruta, las verduras, el pescado, los granos y las legumbres.

Por otro lado, debemos evitar el alcohol, las carnes rojas y la sal.

Ejercicio físico regular

Realizar actividades físicas de forma regular nos ayudará mucho a reducir el riesgo de sufrir un infarto al corazón.

La razón es sencilla. Al ejercitarnos fortalecemos los músculos del corazón, mejoramos nuestro flujo sanguíneo, regulamos la presión arterial, y disminuimos los niveles de glucosa en sangre y el peso corporal.

Todo esto incide de forma directa en la reducción de la posibilidad de sufrir un ataque al corazón.

Dejar de fumar

Aunque no es uno de los síntomas más extendidos, lo cierto es que el tabaco deteriora las arterias.

Por tanto, si quieres reducir tus posibilidades de sufrir un ataque al corazón es importante que evites fumar. Si lo haces, es momento de dejarlo.