Las patatas pueden ser cancerígenas cuando tienen este aspecto
Las patatas pueden ser cancerígenas cuando tienen este aspecto
Las patatas pueden ser cancerígenas cuando tienen este aspecto
Leer más

Las patatas pueden ser cancerígenas cuando tienen este aspecto

Para muchas personas hoy en día, una dieta consciente se ha convertido en una forma de vida. Las patatas se consideraban antes como inofensivas, pero ahora eso podría cambiar...

Cada vez más gente se decanta por los productos orgánicos, ya que muchas personas simplemente quieren prescindir de las frutas y verduras que contienen productos químicos. Sin embargo, los consumidores se muestran negligentes cuando se trata de un producto alimenticio básico: la patata.

Químicos para un solo tamaño

Los tubérculos, al estar bajo tierra, deberían estar libres de pesticidas, pero aparentemente no es el caso, como el chef Nelson Müller afirma haber descubierto en su "Informe sobre alimentos" en la televisión pública alemana ZDF.

Según Müller, el mayor problema es que el mercado exige para el supermercado tubérculos de patata del mismo tamaño, estandarizados a un tamaño estándar de cinco a seis centímetros. El político agrícola Karl Bär lo resume así: "El problema radica (...) en el comercio minorista y en los consumidores, porque no compran patatas de diferentes tamaños".

Sería necesario un replanteamiento entre el vendedor y el comprador...


Sustancias carcinógenas detectadas en los tubérculos

Y aquí es exactamente donde comienza el problema: para conseguir que las patatas tengan un tamaño uniforme, no se pueden evitar los químicos y se utiliza el herbicida diquat.

El agente mata la parte de la hoja verde de la planta de la patata que está por encima del suelo, con lo que la fotosíntesis ya no tiene lugar y la planta muere. A partir de este punto, el tubérculo también deja de crecer significativamente. Sin embargo, también se puede detectar el diquat en el tubérculo. Aunque hay límites fijos para esto, se sigue sospechando que el herbicida es cancerígeno.

Sin embargo, esta sustancia no es la única que se encuentra en el suelo, hay otras que también se sospecha que son cancerígenas. Como parte del informe, el equipo de televisión hizo examinar el suelo del laboratorio donde se cultivaban las patatas y llegó a una conclusión inquietante: en realidad hay insecticidas y diversos fungicidas que están prohibidos desde hace mucho tiempo. También se detectó en el suelo el clorprofam, que también es responsable de detener la división celular, y también se cree que este agente es cancerígeno.

Conclusión: Las patatas orgánicas son la mejor opción

Según el estudio, cuatro de cada ocho bolsas de patatas contienen tubérculos en los que se ha detectado clorprofam. Estos vienen del surtido de varios gigantes de supermercado. Sin embargo, no se detectaron químicos en ninguna de las patatas orgánicas examinadas por el equipo. Por lo tanto, el uso de productos orgánicos también debería convertirse en un buen hábito en el caso de las patatas. Asimismo, hay que evitar la germinación de patatas.

Escrito por Saray.P

Sin conexión
Verifique su configuración