La vitamina K, tu nueva aliada para mimar tu corazón

Las patologías cardiacas continúan como la primera causa de muerte en España. Sin embargo, algunos estudios evidencias que las personas que consumen una dieta rica en vitamina K disminuyen hasta un 34% el riesgo de enfermedad cardiovascular. Descubre todo lo que tienes que saber sobre esta supervitamina desconocida.

La vitamina K, tu nueva aliada para mimar tu corazón
Leer más
Leer más

La vitamina K es una sustancia que necesita nuestro cuerpo para impedir sangrados y formar coágulos.

Se obtiene a través de los alimentos que consumimos y de la que producen las bacterias buenas de nuestro intestino.

Esta vitamina esencial se presenta, según los estudios realizados, en forma de filoquinona, denominada K1, que se encuentra principalmente en alimentos de hoja verde.

La K2 está integrada por las menaquinonas 4 y 7, y se genera por las bacterias procedentes de alimentos fermentados como el queso, carne o huevos y por las propias bacterias que se encuentran en el intestino grueso (escherichia coli).

Cada forma de la vitamina K se metaboliza y actúa de forma diferente en nuestro cuerpo, ya que es una vitamina liposoluble.

Esto es lo que le ocurre a tu cuerpo sin vitamina K

Su deficiencia en el organismo puede provocar hematomas y hemorragiasinternas o externas, reducir nuestra fuerza ósea y aumentar el riesgo de osteoporosis.

Estudios realizados en 75 hospitales y publicados en la Revista Española de Cardiología, junto con otras asociaciones internacionales del corazón han encontrado una relación inversa entre el consumo de una dieta rica en vitamina K y el riesgo de padecer aterosclerosis (enfermedad cardiovascular).

Vitamina K FREEPIK

Según la OMS esta enfermedad causa el mayor número de muertes y morbilidad en todo el mundo.

Las causas que producen esta enfermedad aterosclerótica (ASCVD, siglas del inglés) están ligadas a la falta de vitamina K. Como consecuencia, se produce una alteración en el conjunto de los mecanismos hemorrágicos, inflamación y calcificación arterial y patologías coronarias.

¿Cómo evitar la falta de vitamina K?

Para producir la suficiente vitamina K que el cuerpo necesita hay que consumir alimentos variados: hortalizas de hojas verdes como las espinacas, la col rizada, berza, brócoli, lechuga, acelgas y perejil.

Junto a ellos, frutas como arándanos, higos y kiwi contienen bastante vitamina K; carnes, queso y derivados lácteos, huevos y granos de soja también aportan la cantidad necesaria de esta vitamina.

Las investigaciones realizadas sobre la influencia de la vitamina K en el cuerpo humano son claras y prometedoras: ayuda a construir huesos y tejidos saludables, pero sobre todo actúa como coaguladora de la sangre y previene el riesgo de patologías en el corazón y vasos sanguíneos.

Evitar la obesidad e ingerir los alimentos de forma pausada durante la comida también contribuyen a generar vitamina K en el organismo, sobre todo en los intestinos y colon.