La pérdida del olfato por el coronavirus, ¿podría ser una buena señal?

De acuerdo con un estudio publicado por The Journal of Internal Medicine, la pérdida de olfato podría ser un indicador de que la infección será leve.

La pérdida del olfato por el coronavirus, ¿podría ser una buena señal?
Leer más
Leer más

La pérdida parcial o total del olfato, conocida como anosmia, es uno de los síntomas más comunes de la COVID-19. Sin embargo, tenerlo podría significar que la infección por coronavirus será leve.

Según un estudio publicado en el Journal of Internal Medicine, –que analizó la prevalencia y recuperación de la pérdida de olfato entre 2.581 pacientes de coronavirus– este síntoma tiene una relación inversamente proporcional a la gravedad de la infección. Es decir, mientras más intensa es la anosmia, más leve será la enfermedad.

La investigación arrojó que mientras el 85,9 % de los enfermos con cuadros leves de COVID-19 perdían el olfato, solamente un 4,5 % de los casos más graves experimentaba anosmia.

De acuerdo con las estadísticas, cuando los síntomas son leves durante los primeros 3 a 5 días, el proceso inflamatorio generalizado que aparece durante la segunda semana (que suele aumentar la gravedad en los casos severos) tiene un menor impacto y el periodo de recuperación se inicia más rápido.

En más de la mitad de los casos, la pérdida del olfato también viene acompañada por la pérdida parcial o total del gusto (disgeusia), ambos síntomas aparecen fugazmente en casos de gripe común, pero suelen permanecer durante más tiempo cuando se trata de COVID-19.

Según el estudio, el 95% de los enfermos leves recuperaron el olfato antes de los 6 meses, un 24.1% no lo hizo hasta los 60 días. Sin embargo, un 5% de los casos analizados tardó más de medio año en recuperar este sentido.