La ciencia relaciona el coronavirus con una enfermedad de transmisión sexual
La ciencia relaciona el coronavirus con una enfermedad de transmisión sexual
Leer más

La ciencia relaciona el coronavirus con una enfermedad de transmisión sexual

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Arizona en EEUU y la Universidad de México ha llegado a la conclusión de que el Sars-CoV-2 no se comporta como un virus al uso, sino más bien como una enfermedad de transmisión sexual.

The Conversation ha publicado el artículo escrito por thena Aktipis, profesora asistente de Psicología del Centro de Evolución y Medicina de la Universidad Estatal de Arizona en EE.UU y Joe Alcock, profesor de Medicina de Emergencia de la Universidad de México.

Los expertos han concluido en sus frases, y según se ha hecho eco la BBC, que el Sars-CoV-2, causante de la pandemia de Covid-19 que estamos viviendo, no sigue la compensación evolutiva que suelen tener el resto de virus.

Cómo se comportan el resto de los virus y qué hace el nuevo coronavirus

Los investigadores indican que un virus muy virulento obedece a una compensación, ya que sí que terminan con la vida del huésped o le dejan incapacitado pero limita su habilidad de llegar o contagiar a otros huéspedes.

Sin embargo, el Sars-CoV-2 es totalmente diferente, pues por lo general, los síntomas (si es que aparecen) dan la cara cuando la personas infectada ya ha estado en contacto con más gente y lo ha propagado sin tener conocimiento de ello.

Es por ello que estos investigadores consideran que realmente el Covid-19 se parece más a una enfermedad de transmisión sexual que a un virus al uso.

"Como profesores que estudiamos medicina evolutiva, sabemos que la compensación entre la virulencia y la transmisibilidad ayuda a mantener a un patógeno bajo control", escriben los expertos, para después añadir: "Esto ha sido el caso con otros patógenos pandémicos, incluyendo el virus de Marburgo, el ébola y el coronavirus original responsable del SARS. Los brotes que causan consistentemente síntomas severos son más fáciles de acorralar con medidas de salud pública, porque los individuos infectados son fácilmente identificables".

El Sars-CoV-2 sin embargo logra invadir las comunidades sigilosamente ante la asintomatología de muchos infectados. "En términos más sencillos, sólo te sientes enfermo cuando el virus ha logrado cumplir con su meta evolutiva: propagarse", escriben.

Con los datos encima de la mesa tenemos que tener en cuenta que los últimos estudios hablan de que entre el 40% y 45% de las personas infectadas son asintomáticas.

Se comporta como una ETS

Es por eso y desde ese punto de vista que los investigadores asemejan el Covid-19 a una enfermedad de transmisión sexual. En el caso del VIH y la sífilis, explican, las personas "son relativamente asintomáticas durante gran parte del tiempo en que son contagiosas".

Pero ahí no queda todo, pues según los autores de esta reflexión, el Covid-19 tiene otra clara relación con las ETS: las diferencias en cuanto a la severidad del virus es dramática de unos huéspedes a otros.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración