¿Cuál es el impacto del coronavirus en la sexualidad? Condones y juguetes sexuales...
¿Cuál es el impacto del coronavirus en la sexualidad? Condones y juguetes sexuales...
¿Cuál es el impacto del coronavirus en la sexualidad? Condones y juguetes sexuales...
Leer más

¿Cuál es el impacto del coronavirus en la sexualidad? Condones y juguetes sexuales...

La propagación del coronavirus tiene un impacto directo en la economía. También tiene un impacto en el mercado del placer. Las ventas de juguetes sexuales han aumentado y se ha registrado una escasez de preservativos en las zonas más afectadas...

El miedo al coronavirus lleva al pánico y a la ansiedad. Algunas personas han empezado a abastecerse de alimentos y productos de higiene. ¡Otros están almacenando condones! De hecho, según varios estudios, las parejas están empezando a anticipar la posible cuarentena que se avecina.

Las ventas de los juguetes sexuales también son más altas que en años anteriores. La marca Womanizer registra cifras mucho más altas que las del año 2019: un aumento del 50 % en comparación con las previsiones.

Según las cifras, los países en los que las ventas de sextoys han aumentado coinciden con los principales brotes en los que el coronavirus se ha propagado más. En efecto, en el período del 1 de enero al 6 de marzo de 2020, en Italia, Womanizer registró un aumento de ventas del 60 %, en Francia del 40 % y en Hong Kong del 71 %.

Cuando la industria del porno se inspira en el coronavirus

Vice y el Huffington Post han demostrado que la palabra clave "coronavirus" está en alza en el sitio de Pornhub y que la puesta en escena de los vídeos incluye cada vez más máscaras quirúrgicas...

Aunque el coronavirus inspira al mundo del porno y tiene un impacto en la venta de juguetes sexuales y condones, la pandemia también afectará a las citas.

De hecho, la OMS nos aconseja evitar todo contacto humano. No más besos o apretones de manos... gestos que forman parte de la cultura española y que también rompen el hielo durante los encuentros amorosos.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración