¿Es posible la erradicación del virus del Nilo? La seguridad es la clave.

La primera investigación es realizada por científicos andaluces, que según ellos hay dos posibilidades sobre su origen.

¿Es posible la erradicación del virus del Nilo? La seguridad es la clave.
Leer más
Leer más

El brote del virus del Nilo Occidental que el año pasado se llevó a ocho personas en total (todas en Andalucía) y aún así, otras 71 personas tuvieron síntomas leves, pero que sorprendió a los epidemiólogos por lo inesperado y por su virulencia. Investigadores y científicos andaluces, están en proceso para ayudar a determinar no solo su origen, sino su potencial agresividad y lo que es más importante, si puede considerarse una variante endémica de la cuenca del Guadalquivir o si procede del exterior, una evidencia esencial de cara a actuar sobre su erradicación o anticiparse a su aparición.

El virus del Nilo Occidental es una enfermedad infecciosa que apareció por primera vez en los Estados Unidos en 1999. Estos mosquitos infectados diseminaron el virus que la causa, por lo que solo ha habido pequeños brotes.

Las personas que contraen el virus no suelen tener síntomas o presentar síntomas leves. Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolores de cuerpo, erupción cutánea o ganglios linfáticos inflamados. Pero si el virus entra al cerebro puede ser mortal.

Las conclusiones apuntan a dos hipótesis sobre su origen:

“Si tuviéramos datos de ADN intermedios entre las secuencias de este brote y las muestras de los otros posibles orígenes, sería más fácil llegar a una conclusión, pero lo cierto es que hay grupos de virus emparentados que son endémicos de Italia y que han pasado por España”,

indica Joaquín Dopazo, director del Área de Bioinformática Clínica de la Fundación Progreso y Salud, es el encargado de llevar la investigación y que lo que más le llama la atención es la escasa información genética de estos brotes y la presencia de este virus en España.

“No sabemos todavía la importancia de esas mutaciones o si pueden indicar que sea más peligrosa, porque no hay experimentación suficiente, pero se trata de una llamada de atención”, señala el investigador.
“Los virus van mutando y las mutaciones que preocupan son las que hacen que se conviertan en más graves, pero no podemos determinar si la virulencia del brote es por la peligrosidad de la mutación o porque la cepa esté más extendida y afecte a más personas”, añade.

Para Dopazo los animales son un foco de infección, en concreto las aves, ya que pueden ser infectadas por el virus y traspasarla a otros animales y a los humanos. Por lo que apunta a que

“La expansión podría deberse a una mayor llegada de aves y no a la virulencia del virus”, abunda.

El mosquito Culex es muy común entre las aguas del río Guadalquivir y en los pantanales, aunque también se dieron casos en la provincia de Badajoz, y son aquí donde estas infecciones han sido mucho más graves. El virus del Nilo provoca un 0,1% de las muertes entre los contagiados, un 20% de fiebre controlable y un 80% de casos asintomáticos, según los datos de la Organización Mundial de la Salud.

Las personas mayores y aquellos con sistemas inmunitarios débiles están en mayor riesgo. No existen vacunas o tratamientos específicos para la enfermedad en humanos. La mejor manera de evitarlo es prevenir las picaduras de mosquitos: Usando repelente contra insectos, deshágase de los lugares con agua estancada, permanece en ambientes cerrado entre el atardecer y amanecer y use mosquiteros en las ventanas.