El veneno de abeja puede matar algunas células del cáncer de mama
El veneno de abeja puede matar algunas células del cáncer de mama
El veneno de abeja puede matar algunas células del cáncer de mama
Leer más

El veneno de abeja puede matar algunas células del cáncer de mama

Según un reciente estudio australiano, se dice que el veneno de la abeja es "extremadamente poderoso" y útil para destruir las células del cáncer de mama.

El veneno de abeja también tiene otro nombre científico, un poco más: apitoxina. Su principal componente es un aminoácido llamado melitina. Investigadores australianos han descubierto recientemente que este elemento es muy eficaz contra las células del cáncer de mama.

Resultados muy prometedores

El cáncer de mama es muy común entre las mujeres, mucho más que el cáncer colorrectal o el cáncer de pulmón. Los científicos están familiarizados con varios compuestos químicos que son capaces de destruir las células cancerosas, pero pocos de ellos pueden ser usados para tratar a los humanos.

Aunque se sabe que el veneno de abeja tiene propiedades increíbles, nunca se había probado en el cáncer de mama. Hasta hace muy poco, ya que un equipo de investigadores australianos ha publicado un estudio en la revista científica Nature que parece tener resultados muy prometedores.

"Destruyó las membranas celulares del cáncer en 60 minutos"

En este estudio, realizado por el Instituto Médico Harry Perkins de Australia, los investigadores probaron el veneno de más de 300 abejas y abejorros diferentes. La Dra. Ciara Duffy, la doctora que dirigió el estudio, reveló que estas muestras de veneno eran "extremadamente potentes".

Este descubrimiento es aún más interesante ya que se encontró que una cierta concentración de este veneno mata "las membranas de las células cancerígenas en 60 minutos" mientras que al mismo tiempo inflige muy poco daño a otras células.

Los efectos fueron concluyentes en dos subtipos de cáncer de mama, en particular el cáncer de mama triple negativo, que es especialmente agresivo y constituye alrededor del 10 al 15 % de los casos de cáncer de mama. Este tipo se trata actualmente con cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Se necesitan estudios adicionales para determinar si el veneno de abeja podría utilizarse para combatir el cáncer en el futuro, pero el asunto parece prometedor. Este "increíblemente excitante" descubrimiento es un primer paso muy alentador en la aparentemente interminable búsqueda de una cura.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración