La depresión crónica podría tener el mismo factor en común

La depresión crónica puede llevar al suicidio, tiene muchas causas psicológicas y fisiológicas diferentes. Científicos canadienses acaban de identificar una nueva: una "disfunción astrocitaria" en el cerebro.

La depresión crónica podría tener el mismo factor en común
Leer más
Leer más

El trastorno depresivo mayor, o depresión clínica, se caracteriza por un sentimiento persistente de tristeza y pérdida de interés en la vida cotidiana, que puede conducir a graves problemas emocionales, físicos e incluido el suicidio.

Por eso, para entender mejor lo que ocurre químicamente en la cabeza de los afectados, los investigadores del Instituto Universitario de Salud Mental Douglas (Canadá) han estudiado la composición de las células cerebrales de los hombres deprimidos que se han suicidado, y según las conclusiones publicadas en la revista Frontiers in Psychiatry, el 4 de febrero de 2021, tenían una cosa en común.

Disminución del número de astrocitos

Los científicos han identificado, mediante análisis de tejidos post-mortem, una notable diferencia en la composición de las células cerebrales de los individuos que decidieron quitarse la vida, con una clara reducción en el número de astrocitos, las células con forma de estrella, que son esenciales para el óptimo funcionamiento neuronal. Estos datos fueron arrojados luego de compararlos con aquellos de las personas que murieron repentinamente por otras causas que no fuese el suicidio.

Sin embargo, aunque el número de astrocitos difería, las personas deprimidas tenían astrocitos con una estructura similar a la de las personas con buena salud psiquiátrica, lo que significa que estas células no estarían directamente alteradas por la depresión. Naguib Mechawar, profesor de psiquiatría de la Universidad McGill (Canadá) y autor principal de este artículo, afirma en un comunicado:

“Esta investigación indica que la depresión puede estar relacionada con la composición celular del cerebro. La noticia prometedora es que, a diferencia de las neuronas, el cerebro humano adulto produce continuamente muchos astrocitos nuevos”.

Tratamientos para atacar el fenómeno

Encontrar formas de reforzar estas funciones cerebrales naturales puede mejorar los síntomas de las personas deprimidas", continúa.

Los investigadores abogan por el desarrollo de fármacos que puedan contrarrestar esta pérdida de astrocitos. Actualmente, no hay antidepresivos que se dirijan específicamente a estas células. Pero la ketamina, un tratamiento relativamente nuevo y que salva vidas de pacientes para los que no funciona ningún otro componente, corrige indirectamente las anomalías de los astrocitos.

Sin embargo, los autores del estudio señalan sobre las limitaciones de su investigación, incluido el hecho de que las muestras se extrajeron exclusivamente de pacientes masculinos. Por esta razón, los investigadores desean ampliar los datos, "porque ahora se sabe que la neurobiología de la depresión difiere de forma bastante significativa entre hombres y mujeres", escriben.