El Gobierno prohibirá la publicidad de la comida basura

El Gobierno aseguró que el sistema de autorregulación vigente desde 2005 se ha mostrado "insuficiente", como demuestran los datos de sobrepeso y obesidad que afectan a los niños españoles.

El Gobierno prohibirá la publicidad de la comida basura
Leer más
Leer más

El ministro español de Consumo, Alberto Garzón (coordinador de Izquierda Unida), ha anunciado este 28 de octubre, la prohibición de la publicidad dirigida a los niños de dulces, galletas, helados, bebidas azucaradas y otros productos de comida basura ricos en azúcares y grasas considerados perjudiciales para la salud por la Organización Mundial de la Salud.

Garzón explicó que la regulación de esta publicidad de alimentos dirigida a menores de 16 años en televisión, medios de comunicación en general y redes socialesse hará por real decreto y comenzará a aplicarse el próximo año.

Los productos prohibidos

Según la información del Gobierno, la normativa afectará a cinco categorías de productos que no podrán anunciarse a los menores, independientemente de su contenido en nutrientes.

La primera categoría es la de los productos de confitería de chocolate y azúcar, las barritas energéticas, los aderezos y postres dulces.

La segunda es el grupo de alimentos que incluye pasteles, galletas y otros productos de panadería. Tampoco se permitirán otras tres categorías que componen los zumos, las bebidas energéticas y los helados.

La medida también afecta a las bebidas, aperitivos y salsas con azúcares añadidos o preparados con más de 225 kcal por cada 100 gramos.

En algunos casos, podrán anunciarse siempre que los niveles de grasas totales y saturadas, azúcares totales y añadidos y sal se mantengan por debajo de los límites establecidos para cada producto.

Obesidad infantil

El estudio Aladino 2019 -relacionado con niños de entre 6 y 9 años- muestra que el 40,6% tiene sobrepeso. De ellos, el 17,3% sufre obesidad. Este estudio ha sido elaborado por la Agencia Española de Nutrición y Seguridad Alimentaria (AESAN).

Por eso, el Gobierno afirma que con esta normativa de publicidad infantil quiere frenar la obesidad infantil e igualar la normativa española a la de países como Reino Unido, Portugal o Noruega.