El 15 % de los pacientes graves de COVID-19 tienen dos anomalías en común
El 15 % de los pacientes graves de COVID-19 tienen dos anomalías en común
El 15 % de los pacientes graves de COVID-19 tienen dos anomalías en común
Leer más

El 15 % de los pacientes graves de COVID-19 tienen dos anomalías en común

Se cree que las anomalías genéticas e inmunológicas son responsables del 15 % de las formas graves de COVID-19, según revelan dos nuevos estudios. Estos descubrimientos podrían ayudar a identificar de antemano a los pacientes susceptibles de desarrollar formas graves de la enfermedad y, por tanto, a tratarlos.

¿Por qué algunos pacientes afectados por la COVID-19 desarrollan formas graves de la enfermedad? Esta es la pregunta que querían responder los investigadores del Inserm, la Universidad de París, la AP-HP, la Universidad Rockefeller y el Instituto Médico Howard Hughes de Nueva York, en colaboración con el Centro de Inmunología y Enfermedades Infecciosas (Universidad de la Sorbona/Inserm/CNRS).

Dos estudios publicados en la revista Science, revelan que el 15 % de las formas graves de la enfermedad pueden explicarse por dos anomalías genéticas e inmunológicas.

COVID-19: identificación temprana de pacientes con riesgo de formas graves de la enfermedad

Para descubrir esto, los autores de este trabajo se centraron en los interferones tipo I, que son moléculas antivirales muy potentes. Una de las razones de esto fue que, en trabajos anteriores, publicados también en la revista Science, se había puesto de relieve un punto común de los pacientes con formas graves de COVID-19: una deficiencia de interferones.

Así, en su primer estudio, encontraron la presencia de anomalías genéticas que reducen la producción de estos interferones de tipo I en un 3-4 % de las formas graves de COVID-19. Se trata de la mutación de 13 genes conocidos por controlar la respuesta inmune. "Independientemente de la edad, las personas con estas mutaciones están en mayor riesgo de desarrollar una forma potencialmente mortal de gripe o COVID-19", dijo el estudio.

Pero eso no es todo: en su segundo estudio, los investigadores también encontraron que las enfermedades autoinmunes bloqueaban la acción de los interferones tipo I en un 10-11 % de las formas graves de la enfermedad. Estas enfermedades se caracterizan por un alto nivel de anticuerpos dirigidos contra estos interferones de tipo I, llamados autoanticuerpos. Se cree que esta anormalidad afecta más a los hombres que a las mujeres.

"Todos estos descubrimientos explicarían por lo tanto el 15 % de las formas graves de COVID-19", según un comunicado de prensa del Inserm. Estos elementos también podrían permitir identificar anticipadamente a los pacientes susceptibles de desarrollar formas graves de la enfermedad mediante el examen de su genoma o la búsqueda de anticuerpos, para luego tratarlos.

COVID-19: vías terapéuticas contra las formas graves debidas a estas anormalidades

Los investigadores han revelado enfoques terapéuticos para tratar a estos pacientes. Para tratar las anomalías genéticas, sugieren la administración temprana de interferones, medicamentos "disponibles desde hace más de 30 años y sin efectos secundarios significativos si se toman durante un período corto de tiempo", señalan.

¿Qué pasa con los pacientes con altos niveles de autoanticuerpos? Según los investigadores, "podrían beneficiarse de la plasmaféresis (eliminación de la parte líquida de la sangre que contiene glóbulos blancos y anticuerpos), u otros tratamientos que pueden reducir la producción de estos anticuerpos por parte de las células B", explican.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración