Disfunción eréctil: ¿cuáles son los tratamientos?

Existen varias soluciones para la disfunción eréctil. Medicación, estilo de vida, apoyo psicológico, bombas de erección, inyecciones... Una visión general de los diferentes tratamientos.

Disfunción eréctil: ¿cuáles son los tratamientos?
Leer más
Leer más

A partir de los 60 años, uno de cada tres hombres sufrirá una disfunción eréctil. La disfunción eréctil es la incapacidad duradera de obtener o mantener una erección suficiente para mantener una relación sexual satisfactoria. Existen varias soluciones, tanto medicinales como no medicinales, para tratar este trastorno.

Hacer un chequeo médico

El primer paso es realizar un chequeo con un médico: exámenes genitales y rectales, cardiovasculares y neurológicos para determinar una causa física, una anomalía de la próstata, la hipertensión arterial o una enfermedad neurológica pueden explicar el trastorno de la erección.

Un análisis de sangre también puede diagnosticar diabetes, colesterol alto o testosterona baja. Si se identifica una de estas condiciones, el tratamiento de la disfunción eréctil implica tratar la condición.

Si no hay ninguna patología física que explique el trastorno, su médico puede aconsejarle que mejore su estilo de vida (mejor alimentación, actividad física, dejar de fumar, etc.) pero también el seguimiento psicológico, que puede ayudar en ciertos casos a tratar el problema.

Medicamentos para recuperar la erección

Si los problemas persisten, el médico prescribe un tratamiento farmacológico que aumenta el flujo sanguíneo al pene, facilitando así la aparición de una erección en caso de estimulación sexual. Estos medicamentos de prescripción se basan en el sildenafil (Viagra), el tadalafil (Cialis), el avanafil (Spedra) o el vardenafil (Levitra). Estos comprimidos deben tomarse entre 20 minutos y una hora antes de la relación sexual y no se recomiendan si se tienen problemas de corazón.

Inyección, bomba e implantes

Existen alternativas a la medicación oral. Una de estas alternativas es inyectar el fármaco alprostadil en el pene. Este fármaco también puede administrarse en forma de gel directamente en la uretra mediante un bastoncillo.

Otra solución es la bomba de erección, o bomba de vacío. Consiste en colocar el pene en un tubo y aspirar el aire del mismo, lo que provocará una erección.

Por último, si ningún tratamiento funciona, se puede considerar una solución más permanente: la prótesis de pene. Durante la cirugía, los implantes se colocan en los cuerpos cavernosos del pene. Se mantienen rígidos y se bajan o suben manualmente. O se conectan a una bomba colocada en el escroto para alternar entre las fases de erección y de reposo.

La covid podría estar relacionada con problemas de disfunción eréctil La covid podría estar relacionada con problemas de disfunción eréctil