¿Cómo evitar que se te suba el gemelo mientras duermes?

A lo que llamamos comúnmente cómo que se “nos suba el gemelo”, es en realidad un calambre o espasmo muscular. Es decir, el músculo se contrae y no es capaz de relajarse. Para evitarlo solo necesitamos evitar llevar un estilo de vida sedentario y estirar tras cada ejercicio.

¿Cómo evitar que se te suba el gemelo mientras duermes?
Leer más
Leer más

A todos nos ha pasado alguna vez: estamos durmiendo, relajados, sin que nada nos moleste y entonces… ¡Se te sube el gemelo! Es muy doloroso, y encima nos pilla en medio de la noche, completamente desconcertados.

En realidad, lo que ha sucedido es que el músculo se ha contraído y es incapaz de relajarse por si mismo. Es por eso que para que “baje la bola” tenemos que masajearla con los dedos o apoyar el pie. A este fenómeno se le conoce como calambre o espasmo muscular.

Las razones por las que puede suceder son múltiples. Es habitual que los deportistas de alto rendimiento sufran este tipo de calambres tras jornadas exhaustivas de entrenamiento, en las que su hidratación no ha sido la adecuada.

Sin embargo, también se da con bastante frecuencia en personas con un estilo de vida sedentario. Podría deberse a la mala circulación del tren inferior o a la compresión de un nervio. También es más común tras haber bebido alcohol.

Prevención del calambre en el gemelo

La mejor forma de prevenir que se te suba el gemelo es manteniéndote hidratado de forma correcta. Los especialistas señalan que hay que beber al menos 1,5 L de agua al día, aunque esta es una medida orientativa. Puede ser más o menos en función de las características individuales de cada persona.

En caso de que realices algún deporte durante el día, procura no excederte en la práctica, y recuerda calentar y estirar de forma correcta. También es fundamental respetar los días de descanso para que el músculo pueda descansar.

Naomi Osaka abandona Roland Garros para recuperar su salud mental Naomi Osaka abandona Roland Garros para recuperar su salud mental