Algunos de los insectos más comunes ponen sus huevos sobre ti sin que lo sepas
Algunos de los insectos más comunes ponen sus huevos sobre ti sin que lo sepas
Algunos de los insectos más comunes ponen sus huevos sobre ti sin que lo sepas
Leer más

Algunos de los insectos más comunes ponen sus huevos sobre ti sin que lo sepas

Es un hecho: ¡los insectos ponen huevos en tu cuerpo, te guste o no! He aquí una lista no exhaustiva de estos pequeños animales que están incrustados bajo tu piel.

El cuerpo humano es un lugar cálido y agradable para algunos insectos. Por ejemplo, las dermatobia hominis, que pueden encontrarse desde México hasta Argentina, pegan sus huevos a los mosquitos y otros insectos chupadores de sangre. Cuando el mosquito pica a una víctima, los huevos eclosionan. Las larvas luego se retuercen en la piel, creando un grano doloroso lleno de pus. Después de 5 a 10 semanas, escapan de la espinilla, llegan rápidamente a la edad adulta, listos para aparearse y comenzar el ciclo de nuevo.

Otro parásito: la pulga de arena, también llamada tunga penetrans. Las hembras de esta especie tropical cavan bajo tu pie para chuparte la sangre, comenzando con agujeros más pequeños que un grano de arena, pero alcanzando 2000 veces su tamaño en una semana. Estos insectos se hinchan con la sangre y ponen hasta 200 huevos. Estos huevos caen al suelo y eclosionan hasta que se aferran a otro pie desnudo que pase.

Algunos parásitos no solo ponen huevos bajo la piel. Las tenias, por ejemplo, invaden tus intestinos e incluso pueden bloquear tu sistema digestivo. Además, ponen decenas de miles de huevos que pueden eclosionar, migrar o propagarse a los pulmones, músculos e incluso al cerebro.

Inofensivos... pero no todos

También existe la filaria de loa que puede ser transmitido entre humanos. Sus larvas entran por la herida dejada por la picadura de una mosca. Después de cinco meses de crecimiento bajo la piel, llegan a la edad adulta y liberan miles de embriones por día que luego viajan por todo el cuerpo. Algunas veces es posible ver los gusanos moviéndose debajo de la piel o a través del globo ocular.

Sin embargo, no todos los parásitos son dañinos, ya que los ácaros son bastante inofensivos. Al alimentarse del aceite en la cara y no de la carne, no se notan a pesar de que pueblan el cuerpo de casi todo el mundo. Y cuando llega el momento de reproducirse, las hembras ponen un solo huevo en tus poros. Además, los investigadores pueden estudiar tus ácaros para seguir la migración de tus antepasados a través del planeta, ya que normalmente los transmitimos de padres a hijos. Por lo tanto, los ácaros permanecen en la familia. ¿Podrían ser los parásitosmás amables que ponen huevos en nuestros cuerpos?

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración