Un hombre come testículos para mantenerse en la mejor forma de su vida

Brian Johnson es un hombre estadounidense que disfruta comiendo medio kilo de hígado cada día, acompañado de testículos y médula ósea para mantenerse lo más sano posible.

Un hombre come testículos para mantenerse en la mejor forma de su vida
Leer más
Leer más

Este hombre de 40 años decidió abandonar todos los alimentos procesados en favor de lo que él llama un estilo de vida "ancestral".

Corazones, testículos y médula ósea

Su dieta es muy limitada en cuanto a lo que se permite ingerir, que se compone principalmente de hígado, testículos y otras carnes de órganos animales. Lo más sorprendente de su dieta es que la mayor parte de lo que consume está completamente crudo.

El objetivo de Johnson es comer solo los alimentos más nutritivos y alejarse en lo posible de la comida casera y de otras opciones poco saludables. Explica que decidió embarcarse en este viaje por la salud cuando uno de sus hijos enfermó gravemente y decidió, junto con su pareja, cambiar por completo el estilo de vida de la familia. Dijo:

Hicimos lo que harían todos los padres: lo probamos todo. Y ahí empezó nuestro viaje.

Y añadió:

Primero, eliminamos los alimentos procesados. Comenzamos a reintroducir la nutrición de nuestros ancestros: frutas y verduras de temporada, animales de nariz a cola, incluyendo la parte más densa en nutrientes de todas. El hígado.

El rey del hígado

El autoproclamado "Rey del Hígado" vive según lo que él llama los "9 principios ancestrales", que incluyen reglas estrictas sobre la alimentación, el ejercicio y el sueño. Y aunque el régimen de estilo de vida es extremadamente exigente, Johnson afirma estar en la mejor forma de su vida.

Además, afirma que el resto de su familia también se ha beneficiado de los efectos de la alimentación limpia extrema. Explica que:

En solo dos semanas, vimos un cambio radical en el bienestar de nuestros hijos. También en el nuestro. Dos décadas más tarde, como medio kilo de hígado cada día.

Antes de añadir:

Si quieres más, tienes que convertirte en más, así que esfuérzate, abandona la comodidad de la cueva, haz algo drásticamente diferente (por tu bien y el de la humanidad) y abre nuevos caminos como hace un buen cazador evolutivo.