El polémico método de un restaurante para matar sin dolor a las langostas
El polémico método de un restaurante para matar sin dolor a las langostas
El polémico método de un restaurante para matar sin dolor a las langostas
Leer más

El polémico método de un restaurante para matar sin dolor a las langostas

No existe una manera de matar a un animal o comerse un animal de manera humana, pero sí que existen métodos que hacen sufrir menos al animal. Un restaurante de Maine, especializado en los platos de langosta, ha encontrado una curiosa manera que da una muerte menos estresante.

Hasta hace bien poco, en el mundo culinario, se ha seguido la tradición de cocinar el marisco estando vivo. Mantener el animal vivo hasta el momento de cocinarlo en acuarios, permite a muchos restaurantes especializados en marisco, no desperdiciar comida.

Otra solución es vender marisco congelado, pero algunos cocineros rechazan está opción porque el pescado fresco asegura que el producto es de calidad y reduce la posibilidad de contraer enfermedades por intoxicación alimentaria.

Cómo cocinar el marisco

En el caso de los grandes crustáceos como la langosta, el centollo, el buey, la nécora, etc. se deben cocinar teniendo en cuenta el estado del animal. Si el marisco está congelado, se debe descongelar a temperatura ambiente y luego, ya se puede meter al animal en agua hirviendo con sal.

Por el contrario, si el marisco está vivo, se debe meter en agua fría con sal y dejar que el animal vaya muriendo poco a poco. Si introdujéramos las langostas vivas en agua hirviendo, estas podrían desprenderse de sus patas y el agua entraría en el interior de su caparazón, aguando la carne y quitándole sabor.

Los mariscos más pequeños como las gambas, los langostinos o los camarones, si están congelados se deben descongelar primero y después, tanto sea este el caso como si están vivos, se pueden meter directamente en agua hirviendo.

Maneras de matar una langosta

En programas de televisión como ‘Top chef’ ya hemos visto a los concursantes matar a las langostas antes de cocinarlas clavándoles un cuchillo en la cabeza, algo que no está bien visto por los animalistas ni por los cocineros experimentados. En esta parte se encuentra una de las partes más jugosa de los crustáceos: el líquido que se encuentra en el interior de las cabezas. Al matarlo de esta manera, estaríamos perdiendo un importante potenciador de sabor.

Otras maneras que proponen los cocineros es meter a la langosta en el congelador durante unos minutos para que muera (no para congelarla) o sumergirlo en agua fría con vinagre durante 20 o 30 minutos antes de cocinarlo.

A principios de este año, Suiza ha prohibido cocinar el marisco estando vivo y obligan a los cocineros a aturdir a los crustáceos antes de cocerlos. Es por ello que los suecos proponen la electrocución como método para sedar a las langostas antes de pasar por la cazuela, pero este método ha estado juzgado de cruel o salvaje.

El método para cocinar la langosta de un restaurante de Maine

La zona estadounidense de Maine es conocida gastronómicamente por sus platos de langosta. Es por ello que muchos restaurantes de esta zona se dedican exclusivamente a vender este producto.

El ‘Legendary Lobster Pound’ es uno de los restaurantes que cocina langosta y sus propietarios y cocineros han ideado una manera “más humana” de cocinar su producto principal. El restaurante estadounidense propone sedar a sus langostas con humo de marihuana antes de cocinarla.

El humo de esta droga haría que el animal se relajara y sufriera menos dolor a la hora de pasar por la cazuela. Además, su cocinero ha declarado que, al cocinarla a alta temperatura, los efectos no llegarían al consumidor y esta muerte “más relajada” ayudaría a reducir el estrés del animal, potenciando así su sabor.

Sin embargo, teniendo en cuenta la cantidad de marisco que se vende en el restaurante, los propietarios se cuestionan si este método puede ser rentable.

Escrito por Javier de la Rosa
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración