'Check your privilege', el challenge contra el racismo que se ha vuelto viral
'Check your privilege', el challenge contra el racismo que se ha vuelto viral
'Check your privilege', el challenge contra el racismo que se ha vuelto viral
Leer más

'Check your privilege', el challenge contra el racismo que se ha vuelto viral

En TikTok, muchos usuarios participan en el desafío llamado "Comprueba tu privilegio" (en inglés, "Check your privilege"), destinado a concienciar sobre las diferencias con las que desgraciadamente se trata a una persona negra de una blanca y solo por su color de piel.

Todo comenzó con un video publicado por la usuaria @boss_bigmamma en su cuenta de TikTok. En ella, podemos verla sentada en su coche, con sus diez dedos en el aire, escuchando una voz que le dice:

- Deja caer un dedo si alguna vez has recibido un insulto racista

- Deja caer un dedo si te han seguido en una tienda sin ningún motivo

- Deje caer un dedo si alguien ya ha cruzado la calle para no pasar cerca de ti

- Deje caer un dedo si alguien ya ha agarrado su bolso con fuerza cuando ha pasado cerca de ti

La voz en off del clip explica una lista completa de escenas de discriminación y @boss_bigmamma esconde un dedo con cada casuística que le plantea la voz, pues desgraciadamente ella misma ha experimentado todas esas injustas situaciones.

En el subtítulo de su publicación de TikTok, ha escrito: "¿Cuántos estáis dispuestos a hacerlo? De todas las razas. Los privilegios no siempre son solo por el dinero".

Los que no dejan caer los dedos

Muchos usuarios, con todos los colores de piel combinados, respondieron a la llamada de la estadounidense y también publicaron su video en la red social.

Tal y como se puede ver, algunas personas no necesitan bajar los dedos. ¿Sabes quiénes? Las personas con piel blanca y que decidieron participar en el desafío para demostrar que realmente existe lo que se llama"privilegio blanco".

Entre los videos más reveladores, encontramos los publicados por parejas mixtas, como es el caso de Buffie Purselle y su marido.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración