Una mujer se hizo una foto con un pulpo y acabó con parálisis facial

Una mujer se hizo una foto con un pulpo y acabó con parálisis facial

Esta mujer solo quería hacerse una foto divertida poniéndose un pulpo en la cara, pero la sesión terminó muy mal. El animal no era tan inofensivo como pensaba.

Al ver varios hombres pescando un pulpo enorme Jamie Bisceglia quiso hacerse una foto con él. Creyó que el animal era inofensivo, se lo puso en la cara y posó para la foto sonriente y con las manos en el aire.

Leer más
Una mujer recibe un buen castigo por intentar hacerse una foto con un tiburón

Sin embargo, al pulpo no le pareció tan divertido como a Jamie. Se agarró a su piel con sus ventosas y la mordió dos veces. La mujer se puso a sangrar y sintió un dolor muy intenso. Esperó dos días antes de ir al hospital.  

Los pulpos gigantes del Pacífico tienen un pico muy poderoso que utilizan para romper conchas de almejas o cangrejos. Su picadura contiene un veneno tóxico que usan para inmovilizar a sus presas.

Jamie tiene que tomar tres antibióticos diferentes todos los días y eso durante varios meses para acabar con la parálisis facial que padece. Decidió cocinar el pulpo y comérselo para vengarse. Está claro que se lo pensará dos veces antes de posar de nuevo con un animal en la cabeza.

Éleonore Valton
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración