Psoriasis: tratamiento, tipos, cura, síntomas
Psoriasis: tratamiento, tipos, cura, síntomas

Psoriasis: tratamiento, tipos, cura, síntomas

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel. Su forma más común es la psoriasis del cuero cabelludo, pero también existe la psoriasis de las uñas o la psoriasis palmoplantar (manos y pies). Todavía no hay un tratamiento curativo para la enfermedad pero muchas terapias permiten atenuarla.

Definición: ¿qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel que se manifiesta, es su forma más común, por la aparición de placas rojas recubiertas de costras blancas espesas. Las zonas más afectadas son las zonas de fricción, como las rodillas, los codos y el cuero cabelludo, pero cualquier parte del cuerpo puede verse afectada. Se trata de una enfermedad crónica que evoluciona por brotes y fases de recaídas.

Otra enfermedad crónica que provoca rojeces en la piel es la erisipela, pero no tienen los mismos síntomas y no se deben confundir.

Aunque no es contagiosa y por lo general es benigna, la psoriasis afecta a entre el 1 y el 3% de la población mundial. La afección cutánea se manifiesta muy a menudo entre los 20 y los 30 años.

Psoriasis: síntomas y tipos

Se distinguen varios tipos de psoriasis. La más común es la psoriasis de placas o la psoriasis vulgar. Se caracteriza por placas rojas, redondas u ovaladas, recubiertas de costras de piel que se despegan. Por lo general, están acompañadas por fuertes picazones.

La localización de las placas difiere de una persona a otra. Las zonas de fricción, como los codos o las rodillas son los que se ven más afectadas. En la mayoría de los casos, se trata de una psoriasis del cuero cabelludo, pero también puede ser una psoriasis de las uñas, una psoriasis palmoplantar o una psoriasis invertida (las zonas de pliegues son las que están afectadas por las lesiones y no las de fricción).

También existen formas más raras y más graves como la psoriasis en gota (las placas son pequeñas y en forma de gotas), la psoriasis eritrodérmica (forma generalizada que alcanza a más del 90% de la piel) y la psoriasis pustulosa (aparición de pústulas amarillentas en las manos y en la punta de los pies). En el 20% de los casos, la psoriasis viene acompañada de dolores articulares. Entonces se habla de reumatismo psoriásico o de artritis psoriásica.

Hay que saber que la psoriasis evoluciona por ciclos de manera imprevisible y variable dependiendo de las personas. De esta manera, la enfermedad puede desaparecer al cabo de unos meses para luego reaparecer años más tarde sin que se sepa el motivo.

Causas de la psoriasis

El origen exacto de la inflamación crónica que causa la psoriasis nerviosa todavía se desconoce pero se han identificado algunos factores, como la predisposición familiar. De esta manera, se han identificado algunos genes, pero su función exacta en la aparición de la enfermedad todavía es bastante borrosa. Sin embargo, se observan los antecedentes familiares en casi el 40% de los casos.

Los factores medioambientales pueden favorecer la aparición de la psoriasis en las personas predispuestas, como un shock emocional o un estrés intenso. El consumo de alcohol y de tabaco también podrían desempeñar una función.

Tratamiento para la psoriasis: cura

Hoy en día, desgraciadamente no existe ningún tratamiento que permita curar por completo la psoriasis. Sin embargo, hay a disposición muchas opciones terapéuticas para limitar los brotes de la enfermedad.

Para atenuar los síntomas, existen otros remedios naturales como la aplicación de cremas y ungüentos sobre las placas. Ayudan a hidratar la piel seca y a disminuir las picazones.

Para las formas extendidas de la enfermedad, se puede utilizar la fototerapia. Existe en dos tipos: la puvaterapia corresponde a una exposición de la piel a los rayos ultravioletas UVA. Se lleva a cabo en las sesiones de cabina. La fototerapia por UVB utiliza rayos que se aproximan más a los del sol.

En los casos más severos, se puede prescribir un tratamiento farmacológico por vía oral o por inyección. Los medicamentos más utilizados son los retinoides, el metotrexato, la ciclosporina y las bioterapias.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración