Prolapso: síntomas, causas y tratamiento
Prolapso: síntomas, causas y tratamiento

Prolapso: síntomas, causas y tratamiento

Escrito por Macarena Simal
Última modificación

El prolapso corresponde a la flacidez anormal de un órgano pélvico en las mujeres. Se distinguen varios tipos de prolapso dependiendo del órgano afectado: prolapso genital, prolapso uterino, prolapso rectal, prolapso vaginal, etc. Muy a menudo se produce como consecuencia de un parto largo y difícil.

Definición: ¿qué es un prolapso?

El prolapso, comúnmente llamado desprendimiento de órganos, corresponde al hundimiento anormal de un órgano pélvico en las mujeres. Puede aparecer a cualquier edad pero afecta principalmente a las mujeres de más de 50 años.

Los órganos pélvicos están sostenidos normalmente por los ligamentos y los músculos del perineo. Esto es lo que se conoce como suelo pélvico. Si este se distiende, sobre todo en el momento del parto, ya no sujeta correctamente a los órganos, lo que provoca que se puedan desprender.

Se distinguen varios tipos de prolapso dependiendo del órgano afectado: prolapso genital, prolapso uterino, prolapso rectal, prolapso vaginal, etc.

Síntomas del prolapso

Los signos del prolapso pueden variar dependiendo del órgano que se haya desprendido. Por lo general, los síntomas que se constatan son los siguientes:

- Presión en la vagina

- Pesadez o dolor en el vientre

- Problemas ordinarios (necesidades frecuentes y urgentes de orinal, micción difícil…)

- Molestia durante las relaciones sexuales

- Problemas digestivos

Causas del prolapso

Las mujeres con un mayor riesgo de sufrir un desprendimiento de órganos son las que han tenido un parto largo y difícil, sobre todo en caso de utilizar el fórceps. El prolapso se puede declarar años después cuando todas las lesiones relacionadas con el parto están curadas.

El envejecimiento, la menopausia, la obesidad son otros factores de riesgo que se tienen que tomar en cuenta. Del mismo modo, una actividad física intensa o una operación quirúrgica puede ser la causa de un prolapso.

El desprendimiento de órganos también puede declararse en las mujeres que nunca hayan tenido hijos. En estos casos, el origen es, muy a menudo, una anomalía anatómica en la pelvis o en la columna vertebral. También puede tratarse de una falta de resistencia de los tejidos que envuelven los órganos.

Prolapso: tratamiento

El tratamiento del prolapso depende de varios factores: el nivel del desprendimiento, la edad, el número de síntomas constatados y el deseo o no de tener todavía hijos. Existen dos familias de tratamientos.

Los tratamientos conservadores:

- Reeducación del perineo: son ejercicios que hacen trabajar los músculos del perineo para reforzarlos. Este método se utiliza principalmente en caso de prolapso ligero.

- Colocación de un pesario: se trata de un anillo que se inserta en la vagina, en el cuello del útero, para sostener los órganos pélvicos. Esta técnica está reservada sobre todo para las mujeres que no pueden o no quieren operarse, o en espera de una intervención.

- Medidas dietéticas: perder peso puede ayudar a limitar las molestias ocasionadas por el prolapso.

Tratamientos quirúrgicos:

Las intervenciones quirúrgicas tienen como objetivo volver a colocar correctamente el órgano desprendido, así como ayudar a mantenerlo suspendido en el suelo pélvico. Esto se efectúa con la ayuda de una tira colocada debajo del órgano haciéndolo estriar. Se trata de la promontofijación. Esta operación es correctiva, es decir, que la persona que recurre a ella ya no podrá tener niños más adelante.


Sin conexión
Verifique su configuración