La pelea entre un vagabundo racista y un chico afroamericano tras un grave insulto

La pelea entre un vagabundo racista y un chico afroamericano tras un grave insulto

El vagabundo insulta gravemente al chico, de apenas 14 años. La tensión aumenta hasta que el chico pierde la paciencia y llegan a las manos. 

Si bien los Estados Unidos se empeñan en vender al mundo que son el país de la libertad, por todos es sabido que no todos sus ciudadanos la disfrutan de igual manera. 

Entre las muchas otras brechas sociales que dividen a su población, hay una muy clara que constituye además una nefasta herencia de su historia más reciente: el color de piel. 

Tener la piel oscura en Estados Unidos (así como en tantos otros sitios del mundo) sigue siendo un estigma. Una garantía de vivir en un sistema que te margina, te da menos oportunidades, te expone a la violencia policial de una manera escandalosa y encima te pide que no te quejes. 

Sin embargo, la deuda histórica de este país para con la población afroamericana ha ido conquistando sus pequeñas batallas. Una de ellas es la de la prohibición casi nacional de un insulto que en otra época (en esa en la que los esclavos eran una realidad por ley) era la manera habitual de referirse a los afroamericanos. 

Se trata de la denominada *N word (así se la llama para no decir nigger). En castellano vendría a ser algo así como 'negrata', pero con una connotación infinitamente más negativa. 

La mencionada deuda histórica es la responsable de que esa palabra no debiera cruzar jamás los labios de una persona de raza blanca al referirse a un afroamericano. La historia pesa y la deuda de respeto sigue siendo enorme. 

Leer más
Una deportista se vuelve famosa por su trasero

En el vídeo este chico avisa al vagabundo en numerosas ocasiones que deje de llamarle así. Y el vagabundo hace oídos sordos. Llega incluso a amenazarle con mandarlo a la cárcel, "el lugar al que pertenece". 

La violencia no es en ningún caso justificable. Ni mucho menos el racismo expresado de una manera tan penosa (no hay que olvidar los muchos años de diferencia entre los protagonistas del vídeo). Pero la empatía es inevitable en este caso.  Juzguen ustedes. 

Natalia C
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración