Llevar los calcetines durante el sexo podría multiplicar por diez tus orgasmos

Durante las relaciones sexuales, las parejas suelen despojarse de la ropa en poco tiempo. Pero hay una prenda de ropa que quizá deberías considerar no quitarte, aunque tengas ganas: los calcetines.

Llevar los calcetines durante el sexo podría multiplicar por diez tus orgasmos
Leer más
Leer más

Desde siempre, las personas han encontrado motivos para amarse pero hay pequeñas cosas que se interponen, nos quitan las ganas y nos alejan. Hay montones de ellas, y no son iguales para todos. Algunas personas encuentran el pelo extremadamente repulsivo mientras que otras lo aprecian. Los olores también pueden apagar una atracción incipiente hacia un individuo.

Si hay algo en lo que todo el mundo suele estar de acuerdo es en mantener los calcetines puestos durante el sexo. Sin embargo, esos mismos calcetines podrían darte un pequeño empujón en la cama. Un estudio de la Universidad de Groningen (Holanda), publicado en 2005 y recogido por la revista científica New Scientist, demostró que mantenerlos puestos durante el sexo... facilitaría el orgasmo.

La importancia del bienestar en la sexualidad

El equipo de investigación holandés pidió a trece parejas heterosexuales, de entre 19 y 49 años, que participaran en el experimento. Se tomaron escáneres de sus cerebros mientras intentaban alcanzar el séptimo cielo. Al principio de las simulaciones, solo la mitad de las parejas consiguieron tener un orgasmo. Pensando que podrían tener frío, los científicos les dieron calcetines para que los usaran durante la siguiente ronda. Pero una vez que se pusieron los calcetines, cerca del 80 % de los participantes lograron finalmente el máximo placer.

Aunque la investigación solo se ha realizado sobre una pequeña muestra y no permite sacar conclusiones, sí que aporta algunas ideas. De hecho, todo sería una cuestión de entorno, esencial durante las relaciones sexuales. Una ropa de cama que irrita la piel, por ejemplo, nos impide vivir el momento con intensidad. Lo mismo ocurre si las partes de tu cerebro que provocan el miedo y la ansiedad están activas. Tienes que estar en el estado de ánimo adecuado para alcanzar el clímax.

Los calcetines, los aliados poco conocidos del orgasmo

Según el investigador Gert Holstege, que participó en la investigación, los calcetines tienden a aumentar la sensación de seguridad. Al sentirse cómodo y caliente, el cuerpo y la mente se relajan, lo que estimula la libido y facilita el orgasmo. Además, el uso de calcetines ayuda a que los vasos sanguíneos de los pies se dilaten, estimulando el flujo sanguíneo y provocando orgasmos más satisfactorios. Así que si un par de calcetines es todo lo que se necesita para aumentar el placer, ¡habrá que probarlo!

Sin embargo, como precaución, deberías considerar ponerte unos limpios antes de hacer el amor. Frotar los calcetines que has tenido en los pies o en los zapatos todo el día sobre tu pareja no es precisamente agradable, ni sexy.