Cómo el cine para adultos te engaña: afecta a tus relaciones en la cama
Cómo el cine para adultos te engaña: afecta a tus relaciones en la cama
Cómo el cine para adultos te engaña: afecta a tus relaciones en la cama
Leer más

Cómo el cine para adultos te engaña: afecta a tus relaciones en la cama

¿Alguna vez te has sentido defraudado en tus encuentros sexuales? Gran parte de la culpa la tiene la industria del cine para adultos, que nos muestra unas escenas que nada tienen que ver con la realidad, ¡es todo fantasía!

Aunque muchas veces lo demos todo en la cama, lo cierto es que no logramos salir tan encantados y excitados como cuando vemos una película de cine para adultos.

Y es que la industria nos ha metido en el ideario colectivo imágenes y escenas que nada tienen que ver con la realidad, y que hace que nos confundamos un poco cuando vivimos nuestros encuentros reales.

¿Sabes cuáles son las grandes mentiras que te han contado las pelis 'hot' y por las que segumos sufriendo en la cama? Aquí va la lista que han confeccionado desde sumedico.com:

1) No, excitarse no es tan fácil como parece

Si no te excitas o tienes una erección a la primera de cambio, ¡no te preocupes! Es normal. Estos procesos y tiempos varían en función de la persona.

En el caso de las mujeres por ejemplo, tal y como la sexóloga Estela Buendía le contó al medio SModa: "Se puede estar excitada pero no lubricada, y se puede estar lubricada pero no sentir excitación".

2) No, el orgasmo no siempre tiene porqué llegar

Pese a que en las películas porno la escena siempre termina con el orgasmo de ambos o una gran eyaculación, en la vida real sabemos que no siempre tenemos que llegar a él para haber sentido placer.

3) Sí, puedes estar cansado durante la penetración

Hacer ejercicio agota, y el sexo no es una excepción. A diferencia de lo que vemos en las películas para adultos, donde ambos parece conejitos de Duracell, puedes cansarte durante el acto.

4) No, un pene grande no es sinónimo de gran placer

Como en todo en esta vida, el tamaño no es lo único que importa. El tamaño es solo un factor más a tener en cuenta pero el movimiento o la intensidad es lo que realmente cuenta. De hecho, se sabe que la penetración con un pene demasiado grande es dolorosa.

5) Sí, el sexo anal siempre requiere preparación

Aunque veamos en estas películas que la penetración anal es sencilla y aquello está más que dispuesto para la ocasión, esto no es cierto. Esta zona del cuerpo necesita una lubricación y excitación precisa para que la penetración sea placentera.

6) No, el sexo ocasional no siempre es excitante ni fácil

A pesar de que cada pareja y momento es un mundo, lo cierto es que los encuentros sexuales con "extraños" no siempre son como nos los imaginamos.

7) No, las mujeres no siempre gimen tan fuerte como en las películas

No podemos saber lo que está disfrutando nuestra pareja solo por todo lo que gima o los gritos que dé. Cada mujer es un mundo, no está interpretando nada.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración