Pancreatitis: pancreatitis aguda, síntomas, pancreatitis crónica, tratamiento

Pancreatitis: pancreatitis aguda, síntomas, pancreatitis crónica, tratamiento

La pancreatitis es una inflamación del páncreas. Existe en dos formas: la pancreatitis aguda y la pancreatitis crónica. ¿Cuáles son sus síntomas? Y, ¿cuáles son sus tratamientos?

Pancreatitis aguda y pancreatitis crónica: definición

La pancreatitis corresponde a una inflamación del páncreas. El páncreas es una glándula situada en la cavidad abdominal que desempeña una función esencial en la digestión.

Se distinguen dos formas de pancreatitis. La pancreatitis aguda se produce de manera repentina, muy a menudo como resultado de cálculos biliares o de un consumo excesivo de alcohol. Dura varios días y a menudo es benigna pero puede, en algunos casos, provocar serias complicaciones.

La pancreatitis crónica aparece como resultado de un episodio de pancreatitis aguda y perdura varios años.

Síntomas de la pancreatitis

Los síntomas difieren dependiendo de la forma de la pancreatitis. La pancreatitis aguda se manifiesta principalmente por dolores abdominales repentinos y a veces intensos, sobre todo después de comer. El abdomen se hincha, duele y es sensible al tacto. Otros posibles síntomas son la fiebre, los calambres, las náuseas y los vómitos.

Cuando la pancreatitis se vuelve crónica, los dolores se vuelven muy intensos y de larga duración. Mayoritariamente se sitúan en la parte superior del abdomen. También se observan una pérdida de peso y carencias alimentarias. En el peor de los casos pueden aparecer complicaciones, como un cáncer de páncreas, una diabetes, problemas respiratorios o una pérdida de la función pancreática.

Causas y diagnóstico de la pancreatitis

Una de las causas más frecuentes de la pancreatitis aguda es un cálculo biliar que bloquea el canal biliar que atraviesa el páncreas. Un consumo excesivo de alcohol también forma parte de los principales orígenes de la inflamación. La pancreatitis aguda puede aparecer como resultado de una intervención quirúrgica, por tomar ciertos medicamentos, por una infección o por un tumor de páncreas.

Casi la mitad de las pancreatitis crónicas están debidas a un consumo prolongado de alcohol. El tabaco es un agravante de riesgo. Por otro lado, la pancreatitis crónica puede tener una causa genética o autoinmune. Aproximadamente un cuarto de las pancreatitis son de origen desconocido.

Tratamiento: ¿cómo se cura la pancreatitis?

El tratamiento de la pancreatitis pasa primero por poner en reposo el páncreas. Por lo tanto, el tratamiento comprende la absorción de los alimentos a través de un tubo que pasa por la nariz directamente al estómago.

Leer más
Un león que vivió 13 años en una jaula descubre la hierba bajo sus patas por la primera vez

Una vez que el páncreas esté en reposo, hay que atacar la causa de la inflamación. Puede ser necesario un cese total del consumo de alcohol o una operación de la vesícula biliar (extirpación del cálculo). Se pueden prescribir medicamentos específicos como los antiinflamatorios no esteroideos o los analgésicos

Pancreatitis: dieta

La dieta de la pancreatitis es rica en vegatales y pobre en grasas, con alimentos energéticos y nutritivos para evitar tener déficits nutricionales. Evita el alcohol y el tabaco. Lo más recomendable sería hacer 6 comidas diarias y repartir los alimentos durante el día.

 

• Javier de la Rosa
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración