Osteoporosis: qué es, síntomas, causas, tratamiento y prevención
Osteoporosis: qué es, síntomas, causas, tratamiento y prevención

Osteoporosis: qué es, síntomas, causas, tratamiento y prevención

La osteoporosis es una enfermedad ósea que conduce a una debilitación de los huesos. A la larga, aumenta el riesgo de fracturas y puede tener serias consecuencias en la vida de las personas que la padecen. Pero, ¿a qué es debida la osteoporosis? Y, ¿cómo se trata? Explicaciones.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por la pérdida de resistencia de los huesos, una disminución de la densidad mineral ósea asociada a un deterioro de la micro-arquitectura del esqueleto. De hecho, los huesos más frágiles, los que aumentan considerablemente el riesgo de fracturas durante los golpes, incluso ligeros.

La osteoporosis es una enfermedad frecuente en las mujeres, en particular después de la menopausia. Según las estimaciones, el 25% de las mujeres mayores de 65 años la sufrirían y el 50% de las mujeres mayores de 80 años. Sin embargo, también puede ocurrir en las mujeres más jóvenes.

Osteoporosis: causas

Para conocer las causas de la osteoporosis, hay que saber que el hueso es un tejido vivo que se reconstruye permanentemente para conservar su solidez. Esta renovación es el fruto del trabajo de dos tipos de células: las células que destruyen los huesos viejos, los osteoclastos, y las que fabrican los nuevos, los osteoblastos. En un sujeto con buena salud, estas actividades de destrucción y de reconstrucción se equilibran con la ayuda de numerosos factores.

Entre ellos, figuran la vitamina D y las hormonas sexuales. Una falta de vitamina D o de una alteración en la producción hormonal puede llevar a modificar este equilibrio. Entonces, la destrucción acaba con la reconstrucción. En algunas personas, este fenómeno puede no ser de gravedad, mientras que en otros, puede conducir a una osteoporosis.

Además, algunos factores pueden favorecer la osteoporosis, entre los cuales un fuerte tratamiento con corticoides. En las mujeres, la osteoporosis también puede estar favorecida por una menopausia precoz (antes de los 40 años), una delgadez excesiva (índice de masa corporal inferior a 19), así como un antecedente de fractura del cuello femoral sin mayores traumatismos en uno de los padres.

Por último, algunos factores combinados o asociados a otros factores también favorecen la osteoporosis, entre los cuales una inactividad física prolongada, una carencia de vitamina D, de calcio, el tabaquismo o el alcoholismo.

Osteoporosis: síntomas

La osteoporosis no es dolorosa, se trata de una enfermedad silenciosa y esto es por lo que su detección tiene que ser precoz, antes de la primera fractura. A menudo, la osteoporosis, tiene como primeros síntomas la fractura de la muñeca o de las vértebras. Las fracturas son dolorosas, excepto en el caso de las fracturas de las vértebras que son indoloras, y que son responsables del estancamiento vertebral.

La enfermedad se puede sospechar cuando las fracturas aparecen de manera espontánea o después de traumatismos menores. Si los factores que la favorecen están presentes, el médico puede prescribir un examen llamado densitometría ósea. Tiene como objetivo medir la densidad mineral ósea y se realiza gracias a los rayos X.

Dos partes del cuerpo, el raquis y el cuello del fémur se exponen a los rayos. Cuanto más densos sean los huesos, más rayos absorberán. A continuación, los resultados obtenidos se comparan con los resultados de referencia para esta misma edad y sexo, lo que permite confirmar o no la osteoporosis.

Osteoporosis: tratamiento y prevención

El tratamiento de la osteoporosis empieza por adoptar ciertas reglas de vida; es decir, una alimentación variada y rica en calcio. También es importante luchar contra el sedentarismo haciendo ejercicio y saliendo todos los días, ya que la vitamina D aportada por los rayos solares protegen el esqueleto. También se recomienda dejar de fumar.

En una segunda medición, existen diferentes medicamentos que permiten la prevención de la osteoporosis, a través de la degeneración ósea, reduciendo de manera significativa los riesgos de fracturas. Los principales son:

- Los bifosfonatos, que ralentizan la pérdida de masa ósea.

- El raloxifeno, que reproduce los efectos benéficos de los estrógenos sobre el hueso.

- El ranelato de estroncio que reduce la destrucción ósea y favorece su construcción.

Se puede utilizar el flúor para estimular la renovación del tejido óseo, sin embargo, tiene que estar acompañado de un aporte suficiente en calcio bajo pena de ver aparecer fracturas en los miembros inferiores.

La calcitonina en inyección permite disminuir el dolor en caso de fractura de la columna vertebral, así como frenar la pérdida de masa ósea. También se pueden utilizar los anabolizantes en inyecciones. Estos fortalecen temporalmente los músculos e influencian moderadamente en la cantidad de tejido óseo.

Sin embargo, en las mujeres, pueden ocasionar efectos secundarios molestos; es decir, un aspecto más masculino como vello en el mentón, bigote, una voz más grave. Sea lo que sea, el tratamiento se tiene que respetar incluso cuando el paciente no tiene fracturas. Si se interrumpe, el efecto benéfico no se mantendrá a largo plazo.

A causa de las fracturas, la osteoporosis puede llevar a una pérdida considerable de la autonomía del paciente. Esto es por lo que es importante mantener un estilo de vida saludable y respetar el tratamiento.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración