Orzuelo interno y externo: síntomas, tratamiento y causas

Orzuelo interno y externo: síntomas, tratamiento y causas

El orzuelo es una infección de la raíz de una pestaña en el borde del párpado. Se distingue entre orzuelo interno y orzuelo externo. El tratamiento del orzuelo se basa en aplicar colirio y una pomada antibiótica.

Definición: ¿qué es un orzuelo interno y externo?

El orzuelo es una infección bacteriana temporal y benigna de la raíz de una pestañaA diferencia del chalazión, ésta nunca se sitúa en medio del párpado, sino que siempre está en el borde. Muy a menudo es causado por un estafilococo y no es contagioso.

Se trata de la infección del párpado más extendida. Se considera que una persona lo contrae una o dos veces de media a lo largo de su vida.

Aunque el orzuelo no tiene consecuencias, puede mostrarse incapacitante y muy doloroso.

Síntomas: ¿cómo reconocer un orzuelo?

Un orzuelo se caracteriza por varios signos o síntomas. Un granito rojo, o nódulo, se forma en el borde del párpado. Está acompañado por dolores cerca de la raíz de las pestañas, de una tendencia a llorar, de una hinchazón del párpado y de una ligera molestia visual.

También se pueden observar secreciones purulentas en el ojo, así como la sensación de un cuerpo extraño en el interior del ojo.

Causas del orzuelo

Las causas más frecuentes por las que sale un orzuelo son las siguientes: 

Los orzuelos suelen salir por la infección de las glándulas de los párpados (glándulas de Meibomio) como consecuencia de que las bacterias proliferen en esa zona de los ojos.

Otra causa del orzuelo es la obstrucción del folículo (la raíz) de una pestaña de las glándulas que rodean el párpado como resultado de una infección estafilocócica. En este caso se dice que el orzuelo aparece por blefaritis y la zona del párpado donde nacen las pestañas se hinchará hasta formar un forúnculo por una acumulación de bacterias. Se trata de una anomalía que tiene lugar por la obstrucción de las glándulas que drenan la grasa en esta zona de los ojos.

Otras causas que pueden dar lugar a la aparición de orzuelos son el estrés, los cambios hormonales o una infección generalizada en la zona que rodea a los ojos. Estas causas no suelen ser el origen de los orzuelos, el porcentaje de aparición de estas protuberancias en los párpados como consecuencia de estos factores es mucho menor.

Puede darse también que el orzuelo  no sea visible y se sitúe debajo de la piel.

Se distinguen dos tipos de orzuelo. El orzuelo externo es el que se encuentra más a menudo. Es benigno y sin consecuencias. En cambio, el orzuelo interno es una forma rara más grave y necesita una intervención médica. Se desarrolla en la glándula de Meibomio, en la parte central del párpado.

En las personas que padecen diabetes, acné o cuyo sistema inmunitario sea débil, los orzuelos tienen una tendencia crónica. Esto es por lo que a menudo se recomienda un diagnóstico de la diabetes en caso de infección frecuente.

Tratamiento y duración: ¿cómo curar un orzuelo?

La mayoría del tiempo, un orzuelo no necesita tratamiento y se cura en cuestión de días. Se aconseja aplicar una compresa húmeda sobre el ojo varias veces al día. Es importante no tocarse nunca el orzuelo con las manos y no rascarse el ojo. Del mismo modo, hay que evitar los productos cosméticos y las lentes de contacto.

Si el orzuelo se muestra persistente, se puede prescribir un tratamiento antibiótico a base de colirio o de pomada. Se puede considerar una intervención quirúrgica si ningún tratamiento tiene efecto.

Remedios caseros contra los orzuelos 

Existen algunos remedios caseros para eliminar los orzuelos:

1. Usar compresas humedecidas en agua caliente como mínimo dos veces al día con el fin de disminuir la hinchazón.

2. Utilizar bolsitas de té o  manzanilla con poder antiinflamatorio y colocar sobre el ojo durante 10 minutos. 

3. Es importante tener en cuenta que los orzuelos tienen un carácter contagioso, por lo que es importante no compartir ningún producto como por ejemplo toallas.

Cómo prevenir la aparición de orzuelos

Hay muchas formas de impedir que salga esta molestia protuberancia. ¿Cómo evitar un orzuelo? Lo más importante para su prevención es tener muy claro que los orzuelos salen por una infección por estafilococos, por lo que la mejor forma de evitar su aparición es teniendo mucho cuidado con la higiene personal. 

Evita tocarte los ojos con frecuencia y nunca te los frotes con las manos sucias. Esta pequeña manía no solo favorecerá la aparición de orzuelos sino que podría provocar otro tipo de enfermedades como la conjuntivitis bacteriana.

Mantén tus manos limpias, especialmente después de tocar objetos que pueden tener muchas bacterias como las monedas o billetes que pasan de mano en mano, o la barra de los transportes públicos como el metro o el autobús. Cuando te laves las manos es importante que uses jabón, no vale con darle un poco de agua.

Leer más
¿Es la masturbación buena para la salud?

Evita compartir objetos de higiene personal. No compartas las gafas, lentillas, toallas, pañuelos u otros objetos que otras personas puedan llevar cerca de los ojos. En el caso de las mujeres, mucho cuidado al usar rímel, maquillaje u otros cosméticos ajenos, es la forma más fácil de acabar teniendo un orzuelo.

Para prevenir la aparición de orzuelos es muy importante desmaquillarse siempre. No te vayas a dormir con el maquillaje, no solo es malo para la piel y será más fácil que se te infecten los poros y te salgan puntos negros, sino que también es muy malo para los ojos. Es importante retirar bien todo el maquillaje de la zona de los ojos ya que podría acumularse en las glándulas de los párpados y dar lugar a una infección ocular o a un orzuelo.

Si utilizas lentes de contacto o gafas tienes que extremar la precaución y tener más cuidado con la higiene. No uses nunca las lentillas por un tiempo mayor al indicado por el fabricante (1 día, 1 mes, ect.). Tampoco es bueno para los ojos llevar las lentillas durante muchas horas seguidas, es importante dejar descansar la vista.

Macarena Simal
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración